Foto: Giselle Gómez González

Acción de Gracias por Mons. Jorge E. Serpa como Obispo de Vueltabajo 1

El pasado domingo, 7 de julio de 2019, fieles de las comunidades cercanas, en representación de toda la diócesis se congregaron en la Catedral de San Rosendo para agradecer a Dios la presencia de Mons. Jorge Enrique Serpa Pérez durante 12 años como Obispo de Pinar del Río.

Las lecturas del día fueron un soplo del Espíritu Santo que nos recordaban la recompensa que tiene el hombre que es llamado por Dios y acepta su misión de ser constructor de paz. Ellas fueron la base de la homilía realizada por Mons. Serpa en la que, haciendo memoria del momento en que le fue comunicado el nombramiento como pastor de este rebaño vueltabajero, narró como escogió para lema episcopal la frase en latín Ecce Ergo (Aquí estoy) y con el transcurso del tiempo percibió que debía especificarlo tomando de referencia su lema sacerdotal: “Sé en Quién he puesto mi confianza”. “Así debemos vivir todos —expresó— con la confianza en Dios que nos ha llamado a colaborar con Él, que es el dueño de la Obra, no somos nosotros, sino Dios, y esto es algo que debemos tener siempre presentes”.

Concluyó la homilía agradeciéndole a los pinareños toda la colaboración prestada durante su episcopado y recomendándonos continuar trabajando por el Reino de Dios, sin comparaciones, pero si con disponibilidad.

Luego de la Acción de Gracias, la comunidad diocesana le manifestó su gratitud a través de sencillos presentes como recuerdo de su paso entre nosotros.

El 14 de enero de 2007, Mons. Jorge Enrique Serpa Pérez, por mandato de Dios a través de la persona del Papa Benedicto XVI tomó posesión de la diócesis de Pinar del Río, convirtiéndose en el séptimo obispo en la Sucesión Apostólica que guiaba la vida de nuestra Iglesia Particular. El 5 de junio de 2019, el papa Francisco aceptó la renuncia, que por edad, había presentado Mons. Serpa dos años atrás.