cuaresmaLA FE NOS ILUMINA PARA SEGUIR EL CAMINO DE JESÚS

 1. Nos ponemos en la presencia de Dios haciendo la señal de la Cruz y cantamos.

  1. ORACIÓN INICIAL: Rezamos con el Salmo 103

Recemos con la antífona: Bendice alma mía, al Señor y no olvides sus beneficios.

Como se levanta el cielo sobre la tierra, se levanta su bondad sobre sus fieles;

Como dista el oriente del ocaso, así aleja de nosotros nuestros delitos.

Como un padre siente ternura por sus hijos, siente el Señor ternura por sus fieles;

Porque él sabe de qué estamos hechos, se acuerda que somos barro. 

  1. HECHO DE VIDA:

Lorenzo nos comparte su testimonio: Cuando era pequeño, aunque mi familia no participaba en la Iglesia, Fela una vecina muy querida siempre me llevaba junto a sus dos nietos, allí fui creciendo en una comunidad, en la cual aprendí muchas cosas que me marcaron para toda la vida. Pero cuando fui creciendo y llegué a la Secundaria me fui alejando poco a poco, hasta que casi sin darme cuenta dejé la Iglesia y comencé a frecuentar otros ambientes. Fue un gran error, pero uno en esa etapa no se da cuenta, cree que lo sabe todo, que ya es adulto… Pero la vida nos da sorpresas y a veces dolorosas, reconozco que cometí muchos errores y eso trajo sus consecuencias. Fruto de mis malas decisiones me sentí solo, fracasado y sin saber para dónde correr.

Pero Dios es misericordioso, una tarde en la empresa donde trabajaba llegó un hombre de mi edad con aire familiar, era nada menos que Paco el nieto de Fela, a quien hace años no veía. No se pueden imaginar qué alegría, desde que lo reconocí sentí que Jesús me salía a buscar para darme otra oportunidad. Él nunca se alejó de la Iglesia, le conté en qué líos me había metido por no aceptar consejos, pero él me escuchó con mucha paciencia y respeto. Me fue ayudando a volver a los caminos de Dios, no me atrevía, temí que me juzgaran o criticaran, sin embargo, no fue así, más bien algunos se alegraron de volver a verme allí. Puedo decir que la luz de la fe, me fue aclarando nuevamente el camino y me ayudó a recuperar en parte lo que había perdido.

¿Qué es lo que más les llamó la atención del testimonio de Lorenzo?

¿Cómo sienten que la luz de la fe ha iluminado el camino de sus vidas? Compartimos experiencias.

  1. A LA LUZ DE LA PALABRA: del Evangelio según san Marcos 9, 2-10

Seis días después, Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a Juan, y los llevó a ellos solos a un monte alto. A la vista de ellos su aspecto cambió completamente. Incluso sus ropas se volvieron resplandecientes, tan blancas como nadie en el mundo sería capaz de blanquearlas. Y se les aparecieron Elías y Moisés, que conversaban con Jesús. Pedro tomó la palabra y dijo a Jesús: «Maestro, ¡qué bueno es que estemos aquí! Levantemos tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías». En realidad, no sabía lo que decía, porque estaban aterrados. En eso se formó una nube que los cubrió con su sombra, y desde la nube llegaron estas palabras: «Este es mi Hijo, el Amado, escúchenlo». Y de pronto, mirando a su alrededor, no vieron ya a nadie; sólo Jesús estaba con ellos.

Cuando bajaban del cerro, les ordenó que no dijeran a nadie lo que habían visto, hasta que el Hijo del Hombre resucitara de entre los muertos. Ellos guardaron el secreto, aunque se preguntaban unos a otros qué querría decir eso de "resucitar de entre los muertos". 

Palabra del Señor/ Gloria a Ti, Señor Jesús.

¿Qué les llama más la atención del texto? ¿Cómo se manifiesta Dios a los discípulos?

¿Qué significó esta luminosa experiencia en la vida de ellos?

¿Cómo se nos manifiesta Jesús en nuestra vida? Compartimos experiencias en que hemos sentido de un modo especial su presencia en nuestra vida.

 REFLEXIÓN: del Papa Francisco, Mensaje para la Cuaresma 2021

En este tiempo de Cuaresma, acoger y vivir la Verdad que se manifestó en Cristo significa ante todo dejarse alcanzar por la Palabra de Dios, que la Iglesia nos transmite de generación en generación. Esta Verdad no es una construcción del intelecto, destinada a pocas mentes elegidas, superiores o ilustres, sino que es un mensaje que recibimos y podemos comprender gracias a la inteligencia del corazón, abierto a la grandeza de Dios que nos ama antes de que nosotros mismos seamos conscientes de ello. Esta Verdad es Cristo mismo que, asumiendo plenamente nuestra humanidad, se hizo Camino -exigente pero abierto a todos- que lleva a la plenitud de la Vida.

¿Qué les llama la atención de la enseñanza que nos deja el Papa Francisco?

  1. ORACIÓN COMUNITARIA: a cada oración respondamos:

¡Muéstranos Señor, tu misericordia!

  1. COMPROMISO: Pensar en algunas personas que dejaron de participar en la vida de la Iglesia, rezar por ellos y si es posible buscar la manera de contactar con ellos para invitarlos a acercarse nuevamente. 
  1. Rezamos juntos el Padrenuestro, Dios te salve María y el Gloria, concluimos con un canto de Cuaresma.