adviento mensaje obispoEstimados agentes de pastoral:

A las puertas del adviento, me dirijo a ustedes con mis mejores deseos de que podamos abrir la puerta de nuestro corazón a la Fuente inagotable de esperanza que se hace hombre para compartir la realidad humana en todo, menos en el pecado.

Estamos viviendo una situación muy difícil, pero es precisamente en medio de estas tinieblas en que caminamos, que el profeta Isaías nos recuerda que se ve una gran luz. Y esa luz es la Salvación.
Que este tiempo de adviento sea para nosotros la oportunidad de abrir las puertas y ventanas de nuestra vida, de nuestras comunidades parroquiales, para que entre la luz de Cristo y podamos tener la gracia de transmitir un mensaje distinto al que el mundo escucha con tanto énfasis. ¡Ánimo!

Les adjuntamos una propuesta de materiales que desean ser soporte para las familias, y comunidades que tengan la posibilidad de asistir al templo. Es muy importante que no desfallezcamos en el acompañamiento de los fieles, sobre todo en los lugares que se encuentran en aislamiento.

El jueves de cada semana se enviará el material para el domingo siguiente. Les pedimos que los hagan llegar a las comunidades parroquiales, distribuyan por WhatsApp y por los diferentes canales a través de los cuales podemos anunciar a Cristo.

Les pido encarecidamente que este tiempo de adviento sea una renovación espiritual personal profunda que acompañaría la renovación pastoral de la vida de la Iglesia, la crisis, los problemas, los obstáculos, no pueden impedir nunca la esperanza de aquellos que portamos en nuestro corazón a Jesucristo, nacido en la carne, muerto y resucitado. Les animo a no desmayar en estas navidades, de presentar la propuesta de Jesús una vez más en medio, quizás, de las tinieblas del momento.

Qué la Buena Noticia del Señor que llega, sea acogida con alegría y esperanza por todos para que, a pesar del dolor de estos tiempos, Cristo nazca en el corazón de cada familia cubana- pinareña, con las condiciones necesarias de fe y amor.

Que María, Madre de nuestra esperanza, nos acompañe siempre.
Con mi bendición,
+ Juan de Dios Hernández Ruíz, sj
Obispo de Pinar del Río