jesus niños

Catequesis para niños.

XXVIII Jornada mundial  del enfermo, 11 de febrero de 2020

Este año la Comisión Nacional de Pastoral de la Salud quiere invitar a todos los niños de nuestras catequesis a vivir la experiencia de presentar a ese gran AMIGO de ellos llamado JESUS, de una manera especial a aquellos amigos o amigas que tienen, y que padecen alguna enfermedad; a quien mejor que a Jesús, que siempre los escucha en sus oraciones y de quienes dice: “…dejen que los niños se acerquen a mí”.

 “Señor te presento a mi amigo enfermo” es el tema elegido. Para su desarrollo les hacemos llegar esta propuesta de catequesis a propósito de la XXVIII Jornada Mundial del Enfermo.

 

Objetivos

Ayudar a comprender, por parte de nuestros niños, la importancia de tener en cuenta en su oración a los demás, sobre todo a los más débiles, no solo en el alma sino en el cuerpo a causa de alguna enfermedad.

Conducirlos a vivir la experiencia de la oración, sobre todo cuando estas personas no tienen fe, que los niños tengan la seguridad de que ellos cuentan con ese don y por ella pueden ayudar a otros en su camino de dolor, como hacen los hombres del evangelio que compartiremos en esta catequesis, ellos querían colocar al enfermo delante de Jesús, así también nuestros niños pueden colocar a través de su oración a esos amigos enfermos que no pueden llegar por si mismos hasta el templo, bien porque no tienen fe, porque no conocen aun a Dios o su enfermedad se lo impide.

  1. Dios nos habla.

Escuchemos lo que narra Lucas en su evangelio sobre Jesús y uno de sus muchos encuentros con los enfermos, esta vez con un hombre paralitico.

Lc 5,17-26.

Un día Jesús estaba enseñando, y había allí entre los asistentes unos fariseos y maestros de la Ley, que habían venido de todas partes de Galilea, de Judea incluso de Jerusalén. El poder del Señor se manifestaba entre ellos, realizando curaciones. En ese momento llegaron unos hombres que traían un paralitico en su camilla. Querían entrar en la casa para colocar al enfermo delante de Jesús, pero no lograron abrirse camino a través de aquel gentío. Entonces subieron al tejado, quitaron tejas y bajaron al enfermo en su camilla, poniéndolo en medio de la gente delante de Jesús.

Viendo Jesús la fe de estos hombres, dijo al paralítico:<<Amigo, tus pecados quedan perdonados. >> (…) <<Yo te ordeno: levántate, toma tu camilla y vete a tu casa. >> Y al instante el hombre se levantó a la vista de todos, tomó la camilla y se fue a su casa dando gloria a Dios. Todos quedaron admirados y alababan a Dios diciendo: <<Hoy hemos visto cosas increíbles. >>

  1. Compartir sobre lo leído.

Después de la lectura del Evangelio se puede pedir a los niños que compartan sobre lo leído.

¿Qué escucharon en este evangelio? ¿De qué Trata?

¿Cuál fue la actitud de los hombres que llevaban al paralitico? ¿Qué querían hacer?

¿Qué vio Jesús en ellos?, ¿Qué hizo por el enfermo?

  1. Traer el evangelio a la realidad

Testimonios

  • Les comunico que Consuelo ha salido del estado vegetal en el que se encontraba desde hacía algún tiempo: reacciona a estímulos auditivos, se sienta en una silla de ruedas, con un cepillo intenta peinarse el pelo. No abre los ojos, pero con la mano derecha toca a quien le habla. Este resultado que parecía imposible se ha obtenido gracias al grupo de oración, a la voluntad de Dios y a la Santísima Virgen. Les ruego que continúen suplicando al amado Jesús para su recuperación completa. Queridos hermanos y hermanas, Dios los bendiga con abundancia.(Carlos 19 de Julio de 2013)
  • Sus oraciones han contribuido a la curación de mi pequeña Julia, que ya está curada. Se los agradezco de corazón. Que Dios los bendiga a todos. Ahora uno mis oraciones a las de ustedes, por todos los enfermos. Que el rostro del Señor resplandezca en todos nosotros y nos bendiga siempre. (Roberta 14 febrero 2016)

 

Nuestra actitud para con un amigo, hermano de la iglesia, familiar, incluso un desconocido que está enfermo, debe de ser como la de los hombres que llevaron al paralitico ante Jesús o la de estas personas que se dedican a orar por los enfermos, una actitud de ayuda, de disponibilidad, servicio, compañía. Pero muchas veces no está en nuestras manos ayudar de manera corporal o material a estos enfermos, sin embargo hay una ayuda incomparablemente necesaria y efectiva y que sí puedo hacer siempre por ellos, la oración, llevarlos a Jesús a través de mi fe y mi oración, para pedir por su salud espiritual y corporal.

Se invita a los niños que compartan una experiencia de vida que hayan tenido con alguna persona enferma por la que han orado. Se pueden hacer estas preguntas.

¿Has orado a Dios alguna vez por un enfermo? ¿Cómo lo has hecho? ¿Qué le has pedido a Jesús para ella?

¿Cómo te has sentido al presentar a Dios a esa persona?

¿Cómo se ha sentido esa persona al saber que tú le has dedicado un rato de tu tiempo y tu oración para pedirle a Dios por ella?

¿Crees que es necesario orar por los enfermos?

  1. Celebración
  2. Primera propuesta

 Materiales

Lápices, papel, una cesta, una vela.

  • Si están en el templo se lleva a los niños ante el Santísimo, Si no se llevan a un lugar apropiado para hacer la oración.

Vamos a pensar en aquellos amigos que en este momento están enfermos, y si ellos no pueden venir hasta la iglesia, o no saben orar, porque les falta la fe, tú los vas a traer dentro de tu corazón y  los vas a presentar a Dios, por medio de tu amigo Jesús y la Virgen María.

  • Se deja un tiempo corto de silencio para que los niños vivan la experiencia de oración personal.
  • Luego en el papel que se les ha entregado ellos escribirán el nombre de los amigos enfermos que quieren presentar y harán su propia oración por ellos, (a los niños pequeños se les debe de ayudar con esta parte, escribir lo que ellos digan…)
  • Si alguno quiere leer su oración antes de colocarla en la cesta lo puede hacer.
  • La vela se enciende en el momento que ellos van colocando los papeles en la cesta y si hay misa ese día en la iglesia o comunidad se presentan en el ofertorio.
  • Se puede terminar con un canto
  1. Segunda propuesta.

Materiales

Una pizarra y tizas, una vela.

  • Se escribe en una pizarra la siguiente oración de manera que todos la puedan leer y todos la rezan haciendo silencio en el momento de decir el nombre del o los amigos enfermos y luego continuar hasta el final. La vela se enciende para hacer la oración.

Vamos a pensar en aquellos amigos que en este momento están enfermos, y si ellos no pueden venir hasta la iglesia, o no saben orar, porque les falta la fe, tú los vas a traer dentro de tu corazón y  los vas a presentar a Dios, por medio de tu amigo Jesús y la Virgen María.

  • Se deja un tiempo corto de silencio para que los niños vivan la experiencia de oración personal.
  • Luego se invita a todos a rezar juntos la oración de la pizarra, sin apuro y con el corazón.
  • Se puede terminar con un canto.

Oración por un amigo enfermo

Señor, tú invitaste a los niños a ir hacia ti,

para imponer sobre ellos tus manos y bendecirlos.

Extiende, Señor, tu mano sobre mi amigo (a) ____________

para aliviar su dolor, para librarlo(a) de su enfermedad.

Que yo sepa cuidarlo(a)

con toda atención y diligencia, como María lo hizo contigo.

Que tu misericordia le devuelva la salud del cuerpo y del alma

para que te ame  siempre,

y con corazón agradecido

pueda amar y servir siempre a su prójimo

Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.