PERIODO DE PREPARACIÓN

1.- Con el domingo pasado, solemnidad de Cristo Rey acabamos un año litúrgico. Durante el pasado fuimos leyendo las lecturas que llamamos del ciclo-C. Hoy empezamos un nuevo año. Se proclamará en nuestras asambleas las lecturas que llamamos del ciclo-A. de esta manera, escuchando y meditando, vamos recibiendo las enseñanzas que nos procura la Biblia, la Revelación de nuestro querido Dios. Cambia el tiempo litúrgico os he recordado, ahora bien, es justo que os preguntéis, mis queridos jóvenes lectores, ¿qué es el tiempo?

2.- Respecto a este “fenómeno” hay diversas opiniones y las sensaciones que vivimos nunca son las mismas. También, sin saber demasiado en que consiste, al tiempo le otorgamos diferentes valores. No podéis olvidar que lo que pensamos u opinamos sobre tiempo y eternidad está muy condicionado por las concepciones que sobre ello y sobre muchas otras cosas, hemos heredado de la filosofía de la Grecia clásica.

3.- Hace muchos años, en aquellos tiempos que, de cuando en cuando iba al cine, vi una película que me impresionó mucho y enriqueció muchas nociones que hasta entonces tenía. Creo recordar que se titulaba “Fresas Salvajes” y su director, de esto sí que estoy seguro, era Ingmar Bergman. Me voy a referir a las primeras secuencias.

3.- Un ilustre y anciano señor debe acudir a recibir un galardón, el buen hombre anciano ya de repente observa desde la ventana un entierro y enseguida comprueba asombrado que el difunto es él. De inmediato saca el reloj del bolsillo de su chaleco, lo mira y pasmado observa que le faltan las agujas. Se lo lleva al oído y escucha el tic, tac. Es un reloj que funciona, sin marcar el tiempo. funciona, sí, os lo vuelvo a decir, pero no repite las horas. Cualquier instante es presente autónomo. Se trata en realidad, volviendo al film, de un sueño. Evidentemente el film continúa, sin que las sucesivas escenas, que apenas recuerdo, interesen ahora.

4.- Yo soy viejo, os lo repito muchas veces, pero intuyo futuros que os quiero sugerir y que vosotros, llegará un día que tal vez seréis capaces de entender. La física cuántica propone fenómenos que los que estamos tan arraigados a la filosofía aristotélica, nos cuesta aceptar y no llegamos a entender. Que el espacio no sea como imaginamos, ni el tiempo sea uniforme, son conceptos de los que seguramente habréis oído hablar. Pueden cambiar nociones y postulados de las ciencias, pero las palabras del Señor no cambiarán. Se expresarán tal vez en diferente lenguaje, pero sus contenidos y las responsabilidades que implican, las exigencias respecto a nuestra conducta serán idénticas.

5.- Con este inicio, que no quiero consideréis palabrería inútil, pretendo animaros, ahora que se inicia el año litúrgico, a que pongáis empeño en meditar sobre vuestra realidad histórica, que penséis en vuestro pasado y proyectéis vuestro futuro, en función de tantas inquietudes que a nuestros contemporáneos les inquietan y que en realidad poco valor tienen, pues, no son capaces de atravesar la barrera de la Eternidad. Triunfos deportivos, resultados de partidos políticos, ganancias pecuniarias, satisfacciones del personal orgullo, sometidos al sueño del reloj eterno, poco valor tienen.

6.- Jesús no hablaba de esta manera. Se expresaba en términos y figuras propios de la cultura de sus directos oyentes. Nos toca a nosotros, si queremos ser fieles a sus enseñanzas, efectuar la correspondiente trasposición. Pese a que la cultura de los tiempos evangélicos difiera de la nuestra actual, hay cosas que cuesta poco entender y os las recordaré, teniendo en cuenta que si hoy el Maestro estuviera físicamente presente, añadiría. Esta es mi pretensión, demasiado importante para mi talla, completarla vosotros, mis queridos jóvenes lectores.

7.- Abomina Dios por boca de Pablo, las comilonas y borracheras, la lujuria, hoy escribiría el Apóstol ser sexy, vestirse sexi, actuar sexy. Recuerda las riñas, odios y antipatías, que deben desaparecer. Hoy cual plantilla sicológica, la proyectaría sobre nuestro presente y nos haría ver que nosotros comemos tres veces al día y mucho en cambio ni una sola vez pueden alimentarse de lo que les es indispensable y a lo que tienen derecho. Que nos apasionan idearios sociales y políticos, que hoy son de una manera, mañana de otra, mientras se siembra antipatía y odio, que con facilidad se torna violencia. ¿creéis que a un habitante de cualquier jungla o de inhóspitos desiertos, que tantos hay, que con dificultad consigue mantener su vida, le preocupa la democracia, el populismo, las dictaduras, el progresismo, por citaros palabras u orientaciones que llenan o rellenan tantas mentes?

8.- Empieza el Adviento, se nos recuerda la realidad eterna a la que estamos destinados. Imaginadla como queráis o podáis. Es realidad, existencia inamovible. No huyáis de tal meditación que deberá condicionar vuestro comportamiento. Se nos describe en el texto evangélico acontecimientos humanos e intervenciones divinas. Tales palabras son enigmáticas. Que existe el bien y el mal, pese a que sean posibilidades misteriosas, es indudable. Se nos recuerda que no debemos dejarnos arrastrar por modas, ambiciones o vanidades, por mucho que sean estas las que llenan los periódicos y los programas de televisión.

9.- Nuestro corazón late, existen corrientes por entre nuestras neuronas, circula la sangre por sus conductos, entran alimentos y bebidas, un día todo esto puede paralizarse, como las agujas del reloj del protagonista de la película, pero continuará existiendo nuestro ser ¿qué apariencia tendrá? ¿qué fortuna sostenida en el eterno, enriquecerá nuestra persona?

La vida se acaba, continuará nuestra existencia, es lo que importa ¿nos preparamos para este tránsito? En la historia y en cualquier existencia, está presente el Hijo del Hombre ¿estamos convencidos? ¿lo tenemos presente? ¿Qué representa Cristo en nuestro diario quehacer?