Dios me ha concedido el favor a lo largo de mi vida, de tener relación con infinitud de personas de todas las clases y colores. Nada de lo humano me es ajeno, podría decir, como escribió Publio Terencio Africano siglo y medio antes de Cristo

La primera y la tercera lectura de este domingo, mis queridos jóvenes lectores, el fragmento de la Sabiduría y el evangelio de San Lucas, nos traen un mensaje de serenidad. Tratan de alejarnos de la precipitación, de la angustia, de la depresión. (ojo, que no me refiero a la depresión clínica, que es cosa de médicos)

PRESENTACIÓN DEL SEÑOR (la Candelaria)

Pese a que su nombre popular, que he escrito entre paréntesis, supondría una gala femenina, la fiesta de este dos de febrero es la celebración de la Presentación del Señor Jesús, señorito en lenguaje popular se le llamaría al Niño, en el Templo de Jerusalén.

Siempre repito, mis queridos jóvenes lectores, que este largo título resume lo que celebramos hoy. Me irrita soberanamente, llamarla Virgen de Agosto. Calificarla de patrona de un mes de playa, turismo y reposo. Es la solemne Pascua de Santa María, dicho de otra manera

PERIODO DE PREPARACIÓN

1.- Con el domingo pasado, solemnidad de Cristo Rey acabamos un año litúrgico. Durante el pasado fuimos leyendo las lecturas que llamamos del ciclo-C.

PERIODO DE PREPARACIÓN

Os proponía, mis queridos jóvenes lectores, que elaboraseis un pasquín con los nombres de los héroes que habían trasmitido la historia de la salvación. Hoy os sugiero que leáis como continuación el siguiente fragmento del que se nos ofrece como segunda lectura de este domingo: “soportó la cruz, sin miedo a la ignominia y ahora está sentado a la derecha del Padre, recordad al que soporto la oposición de los pecadores…”