La Casa El Obispo
 

   Inicio

   El obispo


   El Origen

   Las personas

   La Casa

   Los Animales

   Las Plantas


   Mantua

   La Diócesis


   Al visitante


 

   Contacto    ...

   Créditos

 

La casa
La casa es un lugar para vivir y descansar al estilo de un hombre que nunca estuvo tranquilo en su sacristía o en su obispado. Antes de retirarse siempre vivió buscando a la gente, ocupándose de alguna reparación de templo o en un nuevo proyecto pastoral o de promoción cultural. Ahora simplemente descansa, pasa más tiempo que antes frente al santísimo en su capilla, recibe personas que vienen a verlo o a ver la casa y el patio, y cuida a sus “criaturas del Señor”. 

Frente de la casa.

Todos sus trajines se han reducido ahora  a atender y ampliar su cultivo y su cría, tareas estas que resultan muy adecuadas para quien ha sido siempre hombre de acción y oración.
La casa es también un lugar para evangelizar el ambiente campesino, a través del contacto del Obispo con las personas que lo visitan, y a través de las conversaciones que se suscitan a partir de lo que la gente observa en la casa: objetos y símbolos de la vida campesina tradicional, plantas, animales, y un ambiente de recogimiento y cubanía que tocan el espíritu de cualquier persona con un mínimo de sensibilidad, y esta última, le sobra al campesino cubano, especialmente el de Mantua, donde se vive con tranquilidad, con la puerta de la calle abierta y sin rejas en los portales o las ventanas.

La capilla
Quien ha estado cerca de Siro sabe que es un hombre de oración, de eucaristía diaria y fiel seguidor de la liturgia de las horas. Cuenta que ahora en su capillita: “tengo más tiempo para estar con el Señor, sobre todo en las mañanas y en las tardes, me siento aquí y, …., ¡Alabao!¡cómo nunca antes!, lo encuentro y paso un rato especial con Él”.

Estaciones del via crucis de la capilla.

Al centro de la capilla hay un altar, detrás está el santísimo, custodiado por imágenes de la Virgen de la Caridad, San José y San Martín de Porres. En las otras paredes cuelgan las estaciones de un via crucis, sencillo, pero muy bonito. El piso tiene una alfombra y cabrían unas 10 personas dispuestas alrededor del altar.

 

Fontana criolla regalada por
Mons. Pedro Meurice, Arzobispo
de Santiago de Cuba.
La terraza
Como buena casa de campo, a esta no le falta la terraza. Al guajiro cubano siempre le gustó el portal corrido y o la terraza grande, que solía estar adornada con plantas y donde no debe faltar unos sillones para sentarse a pasar el bochorno del mediodía o conversar en las noches calurosas. Tampoco solía faltar la mesa grande para comer en familia. Tampoco falta en la casa de Siro ahí come con muchos de sus visitantes, gente de la más diversa en cuanto a credo, ideas políticas o forma de vivir, no ofrece banquetes, sino comida criolla hecha con mucho amor y con la gracia de quien se complace en su servicio, en eso es experta Olguita. La terraza tiene además jaulas de pájaros y una fontana.

El patio
Es cuadrado y tiene unos 40 metros de largo por unos 20 de ancho, contando el espacio que ocupa la casa, no es grande, pero está bien aprovechado.

Vista interior del rancho.

Tiene en su centro un rancho de cobija de guano y columnas revestidas con tabla de pino, de unos 10 por 5 metros, en cuyo centro hay una mesa con taburetes, y en las paredes y el techo, diversos objetos de la vida campesina: vacijas, útiles del campo, animales disecados, imágenes religiosas, también pinturas símbolos patrios y alguna revista o material impreso que esté leyendo. El Obispo gusta de pasar ratos en el rancho conversando, leyendo, o simplemente meditando, echado para atrás en un taburete con un puro en la mano, o sentado en su sillón estilo Reina Ana el mismo en que se sentaba en el Obispado.
En el patio cría gallinas y patos que no están en jaulas como las aves ornamentales.

A la derecha del rancho tiene una fuente con un sistema de bombeo que enciende varias horas al día y que hace que el agua corra con gran belleza, ahí cría un par de cocodrilos pequeños, jicoteas, truchas, biajacas, tilapias y clarias. Hay también polleros abiertos para que las gallinas y patos se refugien de la lluvia y el sol, y donde pueden ir a buscar alimento y agua.

24 horas en la vida de Monseñor Siro...

 

 

 

 


   Fotos

   Videos