MEMORIAS INOLVIDABLES DE UNA VISITA PASTORAL

VISITA PASTORAL A LA PARROQUIA DE LA VIRGEN DE GUADALUPE DE CABAÑAS

Parroquia de la Virgen de Guadalupe de Cabañas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Entre los días del 19 al 22 de junio del año 2003 el Señor Obispo realizó la Visita Pastoral a la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe del pueblo de Cabañas.

A las 8: 15 de la noche del jueves 19 Monseñor tuvo unas palabras de saludo a los feligreses y dio las gracias por el recibimiento a su persona, que representa al Sucesor de los Apóstoles.
La misa de inicio de la visita se efectuó a las 8: 30 de la noche y el Obispo reflexionó sobre la importancia del sacramento de la Eucaristía para la vida del cristiano y para la vida de la comunidad. La celebración concluyó con la Exposición del Santísimo y preces por las vocaciones sacerdotales y religiosas.
Un grupo considerable de fieles se dispuso a recibir el sacramento de la reconciliación durante la hora santa.
El viernes 20 el Señor Obispo lo dedicó a visitar un grupo de pequeñas comunidades, de las tantas que conforman esta parroquia que tiene un gran sentido misionero. Es bueno destacar la labor de un grupo de misioneros itinerantes que visitan y atienden toda esta zona rural. Son misioneros a tiempo completo, a los que la Iglesia ayuda con un estipendio que necesitan para vivir, ya que la subsistencia es muy difícil
Entre las comunidades visitadas se encuentran: el Central Sandino, Dos Hermanas, San Jacinto, Las Ánimas y San Claudio. Varias están en poblados que tenían su central azucarero y ahora son montones de chatarra, pues fueron cerrados.
Entre las prioridades pastorales de esta parroquia se encuentra la matrimonial y familiar, es por ello que Monseñor participó en un encuentro de matrimonios con 80 parejas cuyo tema fue el perdón; se pudo escuchar testimonios de cómo ellos han podido ser fieles a su vocación matrimonial y que sin perdonarse unos a otros esto hubiera sido imposible.
Este encuentro terminó con la celebración de la Eucaristía donde el Señor Obispo bendijo a los matrimonios presentes.
El sábado en la mañana el Señor Obispo revisó los libros de bautismo, matrimonios y confirmación del archivo parroquial encontrándolos actualizados y en muy buen estado y los felicitó por esta labor.
En el resto de la mañana y la tarde el Obispo visitó las pequeñas comunidades de la parte occidental de la parroquia: Central Pablo de la Torriente Brau, San Pedro, Gramales y Cuatro Vientos. En todos los pequeños pueblos puede constatarse tristeza, hambre y dedicación a la vagancia por ausencia de trabajo. Qué triste aspecto presentan estos lugares.
Este día Monseñor se reunió con los agentes de pastoral que conforman el equipo de Misioneros y Ministros de la Palabra, los cuales fueron enviados a la misa celebrada en el Central Orozco, cuya fábrica de azúcar fue cerrada también.
Terminada la misa el Señor Obispo se reunió con los Misioneros y Ministros de la Palabra y reflexionó con ellos la parábola del sembrador, “porque eso es lo que son ustedes, sembradores de la Palabra de Dios; no se desanimen- les dijo el Señor Obispo- cuando se encuentren con alguna tierra donde no crezca la palabra”.
La misa de clausura fue el domingo en la mañana, con una gran cantidad de personas de todas las pequeñas comunidades. Fue un encuentro de alegría y renovación. Terminada la Eucaristía el Obispo se reunió con los catequistas, la Cofradía del Rosario Perpetuo y la Asociación Guadalupana. Agradeció las atenciones y dio gracias al Señor por tener en la diócesis misioneros como el P. Roque y los otros padres canadienses.
La Visita Pastoral concluyó con las palabras del párroco Roque Audet, quien agradeció en nombre de la comunidad la presencia del Obispo entre ellos y terminó diciendo que durantes estos días en el pueblo de Cabañas y alrededores se habían hecho presente las palabras del profeta Isaías “Dichoso el mensajero que anuncia la paz”.

 

+ José Siro González Bacallao,
Obispo de Pinar del Río.
P. Juan Carlos Carballo,
Secretario de la visita.

 

 

Visita Pastoral de Mons. José Siro González Bacallao,
en el Centenario de su Diócesis de Pinar del Río