MEMORIAS INOLVIDABLES DE UNA VISITA PASTORAL

INFORME DE LA VISITA PASTORAL A LAS PARROQUIAS DE LA CIUDAD DE PINAR DEL RÍO

 

Catedral de Pinar del Río.

 

 

 

Nuestra Señora de los Remedios (Virgen de La Palma del Cangre).

 

La Sagrada Familia en el Reparto Maica de Pinar del Río.

 

Nuestra Señora de la Caridad del Cobre de Pinar del Río.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En los días comprendidos entre el 9 y el 14 de noviembre el Señor Obispo visitó las cinco parroquias de la ciudad de Pinar del Río.
El día 9 a las 8:30 pm comenzó con la celebración de la misa en la parroquia Nuestra Señora de los Remedios, del barrio El Cangre en el Km 4 de la carretera a Luis Lazo, con la participación de fieles de las pequeñas comunidades de La Guabina y El Guayabo.

Misa celebrada en el Cementerio Metropolitano.


El Obispo también presidió la Eucaristía en las comunidades del Reparto Mijares, Reparto La Conchita, el pueblo Briones Montoto y la comunidad del camino del Guamá. El tema central en todas estas celebraciones fue la Eucaristía, a partir de la última carta pastoral del Santo Padre Juan Pablo II. La Eucaristía debe ser el centro de la vida del cristiano y de las comunidades cristianas, dijo el Señor Obispo, quien además exhortó a que en cada comunidad se hagan las exposiciones del Santísimo, cómo oración de adoración.

Monseñor Siro, rezando el Rosario con un grupo de ancianos y enfermos en un barrio de la ciudad de Pinar del Río.


En compañía de los párrocos de la ciudad y de algunas de las visitadoras de enfermos, Monseñor visitó un grupo de 80 enfermos de los repartos Villamil, Alameda, Km 3 y 7 de la carretera a Luis Lazo, Flora, Mijares y el centro de la ciudad, llevándole a cada uno un mensaje de esperanza, aliento y cercanía; es bueno destacar el cariño con que cada uno de los ancianos esperaban, ya sentados o acostados, en sus hogares la llegada del Obispo.
No podía faltar en esta visita la presencia en los dos cementerios de la ciudad donde el Señor Obispo, en compañía de algunos fieles católicos, rezó un responso por las almas de todos los difuntos que descansan en dichos campos santos. En el cementerio católico del barrio de La Alameda el Obispo celebró la Eucaristía, predicando acerca del misterio de la Resurrección y la certeza de que nuestros familiares difuntos gozan de la vida eterna en presencia de Jesús. El grupo de los participantes en la misa fue aumentando hasta llegar a ser un importante conglomerado de personas que rezaban a Dios por sus difuntos y le pedían también a ellos que intercedieran ante el Señor por los que todavía peregrinamos por este mundo, una manifestación de la Comunión de los Santos.
Un ejemplo de caridad cristiana fue cuando Monseñor visitó un grupo de ancianos que viven en el asilo, hasta allí con sus manos llenas de medallitas y estampas y con el corazón de un Padre llegó el Señor Obispo, con ellos rezó, les preguntó cómo se sentían, si sus familiares los visitaban. El encuentro finalizó con cantos, abrazos, además de compartir un frío refresco y unas ricas galleticas.
Con respecto a la pastoral social, el Obispo visitó las dos guarderías que pertenecen a la parroquia de Nuestra Señora de los Remedios donde se atienden con mucho esmero, cuidado y limpieza aproximadamente 80 niños entre ambas guarderías, para que sus padres puedan realizar sus trabajos en la sociedad.
Referido también a la pastoral social el Señor Obispo sostuvo un encuentro con familiares de presos en la Iglesia Catedral. En este encuentro hubo familiares tanto de presos comunes, como de presos políticos. El Señor Obispo lamenta que en estos casi dos años de Visita Pastoral no halla podido visitar ninguna de las personas por impedimento de las autoridades.

El Obispo saluda y comparte con los ancianos que
participan en el proyecto animado por las Hijas de
la Caridad donde se les da almuerzo a un grupo de ellos.


En la mañana del sábado en la Catedral se reunió el grupo de colaboradores de Caritas, con los niños minusválidos y los niños enfermos del Síndrome de Down en compañía de sus padres, para esperar la llegada del Obispo que ocurrió a las 10 de la mañana .
En la tarde del sábado Monseñor se trasladó hasta uno de los barrios marginales de la ciudad, el Reparto Cuba Libre, donde el índice de alcoholismo, violencia, y marginalidad llega a niveles muy altos; en este reparto las Hermanas Religiosas Hijas de la Caridad tienen un proyecto de promoción humana, con niños y sus madres, la mayoría de ellas madres solteras.
El domingo 14 de noviembre el Señor Obispo presidió la Eucaristía en la parroquia de la Sagrada Familia del Reparto Maica; al concluir sostuvo un encuentro con todos los adolescentes de la ciudad, donde estos a través de socio-dramas le hablaron de su realidad con respecto a los estudios, su familia y los valores y contravalores que la sociedad les propone y en algunas ocasiones les impone.
En la noche de ese domingo el Señor Obispo presidió la Eucaristía en el Reparto Calero, donde viven alrededor de 80 mil habitantes. Esta parroquia se reúne para celebrar la eucaristía cada domingo en los portales de diversas casas de familias, porque el local donde lo hacían fue intervenido de manera injusta por el gobierno, lo que demuestra lo totalitario que es el régimen actual.
El domingo 21, en una misa celebrada en la Catedral, con la presencia de Monseñor José Siro González Bacallao y el Nuncio Apostólico Luigi Bonaci, en su primera visita a la diócesis, concluyó la Visita Pastoral a la misma.

 

+José Siro González Bacallao,
Obispo de Pinar del Río.
P. Juan C. Carballo,
Secretario de la visita.

 

 

Visita Pastoral de Mons. José Siro González Bacallao,
en el Centenario de su Diócesis de Pinar del Río