MEMORIAS INOLVIDABLES DE UNA VISITA PASTORAL

VISITA PASTORAL A LA PARROQUIA DE NUESTRA SEÑORA DE LAS NIEVES DE MANTUA

Parroquia de Nuestra Señora de las Nieves de Mantua.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Señor Obispo realizó la Visita Pastoral a la parroquia de Mantua entre los días 23 y 27 de julio del año 2004. Esta parroquia está dedicada a Ntra. Sra. de las Nieves, única advocación a la Virgen Santísima en Cuba que no es española sino italiana. El párroco es un celoso misionero “Fidei donum” el P. Miguel Bauz.
El viernes 23, a las 6:00 p.m., fue recibido en las afueras de la parroquia por un gran grupo de fieles que cantaban y coreaban como manifestación de alegría que sentían por la presencia de su pastor entre ellos.
A las 8:30 p.m. se celebró la misa de apertura de la santa Visita Pastoral con un gran número de fieles; el Obispo hizo referencia a la figura de San Pablo como gran misionero y la relación que existe entre las visitas que San Pablo hacía a a quellas comunidades y lo que establece el derecho canónico que deben ser las visitas pastorales que realizan los obispos.
Después de la misa Monseñor se reunió con el Consejo Parroquial, haciendo énfasis en que ellos son los primeros y más cercanos colaboradores del párroco y por tanto deben actuar como tales. De hecho, hay un grupo de excelentes colaboradores.
El sábado fue el día dedicado a la caridad cristiana y por ello en la mañana el Señor Obispo, en compañía del párroco y de una visitadoras de enfermos, visitó a un grupo de ellos y, al final de la mañana, acudió al hospital que se encuentra bastante en las afueras del pueblo lo que ocasiona que el traslado hasta allí de la población sea difícil, además el estado de limpieza e higiene deja bastante que desear, esto no impidió que el personal médico y los pacientes recibieran con mucha alegría y cordialidad al Señor Obispo.
Posteriormente se visitó el cementerio donde el Obispo rezó un responso por todas las almas que descansan en dicho campo santo, especialmente amistades de otros tiempos.
A las 3: 00 p.m. se efectuó la misa de los enfermos donde gran número de ancianos y enfermos recibieron el sacramento de la Unción de los enfermos. El Señor Obispo en su homilía se refirió al carácter redentor y de purificación que tiene la cruz del dolor y de la enfermedad y además el deber cristiano de acompañar a los enfermos y a los ancianos.
A las 5: 00 p.m. se celebró el Vía Crucis viviente animado por miembros de la comunidad.
Es bueno destacar que Monseñor almorzó y comió en casas de vecinos siendo una buena oportunidad para acompañar a las personas. Cada familia entregaba con mucha generosidad lo mejor que tenían al Obispo como muestra de cariño.
A nivel social existe un gran descontento entre la población ya que había un promedio de 10 a 12 horas diarias sin recibir el servicio de la corriente eléctrica y un gran problema con la insuficiencia del servicio de acueducto existiendo zonas del pueblo que hace 6 meses no reciben el preciado líquido.
El domingo en la mañana el Señor Obispo presidió la misa dominical donde 4 personas recibieron el sacramento de la Confirmación . Terminada la misa el Obispo realizó el bautizo de 5 niños menores de 7 años.
En la tarde visitó la comunidad de Arroyos de Mantua donde celebró la Eucaristía a las 5: 00 p.m., con un lindo grupo de niños y féminas devotas. Pocos hombres, como ocurre en casi todas nuestras comunidades; es cierto también, que los hombres trabajan.
El lunes bien temprano se salió para las comunidades de Macurijes y Tres Canas donde se visitaba por primera vez gracias a la labor de tres niños misioneros que van de Macurijes a Tres Canas. Allí el Obispo realizó 13 bautizos e impartió una excelente catequesis sobre el bautismo; esta visita constituyó todo un acontecimiento. Qué consolador encontrar en un lugar tan aislado a tres misioneros tan jovencitos y celosos.
De regreso el Señor Obispo visitó el cementerio de Baja, el más antiguo de la diócesis, que se encuentra en un estado de bastante abandono. Por el camino tuvo la oportunidad rarísima de sacar fotos a un aura tiñosa blanca. La llaman caraira.

Monseñor Siro con una comunidad de
los campos de Mantua.


En la tarde visitó la comunidad de Dimas y de regreso, ya sin corriente eléctrica, los miembros de las comunidades La Ceja y La Oliva esperaban el paso del Obispo en la carretera con grandes muestras de simpatía hacia el pastor, el Obispo, que los animaba.
El martes 27 fue el último día de la Visita Pastoral que coincidía con el inicio de la novena a la Virgen de las Nieves. En la mañana el Señor Obispo desayunó en casa de las Hermanas de Jesús María y celebró la Eucaristía en la capilla de la casa. Fue una misa muy íntima y muy sabrosa. El Señor bendiga a las Hermanas y las haga crecer en amor y número.
A las 11.00 a.m. se revisaron los libros del archivo parroquial encontrándolos en muy buen estado. Monseñor acogió como muy positiva la idea de hacer un libro de índice general para evitar tener que trabajar con todos lo que ayudaría a una mejor conservación.
En la tarde fue el encuentro con los niños de la catequesis y los catequistas. Muy animado, muy simpático. El Obispo les enseñó el canto que va enseñando por todas las comunidades “Alabado sea el Santísimo...”
A las 6: 00 p.m. se efectuó el encuentro con los masones y con el Pastor de la Iglesia Pentecostal; fue un encuentro de hermandad y fraternidad. Las autoridades civiles que estaban invitadas se ausentaron del encuentro, como ha ocurrido en todas las visitas. El Obispo lamenta mucho esta ausencia, que denota intolerancia.
La Visita Pastoral concluyó con la misa que daba inicio a la novena a la Virgen de las Nieves, donde el Señor Obispo en su homilía presentó a la Virgen como modelo de fe para todo cristiano.
Linda Visita Pastoral y buena coordinación del P. Miguel y de los colaboradores. La Virgen de las Nieves les bendiga y que tengan agua pronto.

 

+José Siro González Bacallao,
Obispo de Pinar del Río.
P. Juan Carlos Carballo,
Secretario de la visita.

 

 

Visita Pastoral de Mons. José Siro González Bacallao,
en el Centenario de su Diócesis de Pinar del Río