Mons. Braulio Orúe Vivanco

Diócesis de Pinar del Río. Cuba

   
 
Mons. Braulio Orúe Vivanco

Mons. Braulio Orúe y Vivanco había nacido en Cárdenas. Era Párroco de la que es hoy Catedral de Matanzas cuando le llegó de Roma la invitación para asumir este encargo. Fue ordenado Obispo en la Catedral de La Habana el 28 de octubre de 1903 por el Delegado Apostólico Mons. Chapelle, Mons. González Estrada (Arzobispo de La Habana) y Mons. Broderick (norteamericano, Obispo auxiliar de La Habana).
Tomó posesión de la Diócesis el 18 de noviembre de 1903. Durante su breve período de Gobierno de la Diócesis vivió en el pequeño Obispado radicado en al comienzo de la Avenida “La Alameda”, frente al actual Parque de Independencia, en el edificio que hoy ocupa la escuela primaria “Conrado Benítez”.
Pinar del Río había sido la provincia más castigada por la Guerra de Independencia y había sido además asolada por los ciclones. Mons. Orúe, halló una provincia en un estado de gran pobreza. Muchas de sus iglesias rurales habían sido destruidas o deterioradas y profanadas. El nuevo Obispo alentó el compromiso de reconstrucción y rehabilitación, y realizó visita pastoral a varias parroquias.
Ya en 1900 habían sido reconstruidas las iglesias de Mantua, Cayajabos y Guane. En 1902 fue reconstruida la iglesia de S. Juan y Martínez. Pudo el Obispo Orúe ver terminadas también la reconstrucción de Las Martinas y Los Palacios.
Pero antes de cumplir un año de su misión apostólica en Pinar del Río, Mons. Orúe entregaba su alma, tras una vida edificante, el 21 de octubre de 1904, faltando 7 días para cumplir un año de su consagración episcopal.
¿Qué pudo hacer en tan corto espacio de tiempo? Pudo sólo dar los primeros pasos en la organización diocesana y «dejar impreso en el corazón de sus hijos el recuerdo de su bondad y de su caridad para con aquellos campesinos víctima del hambre y de la miseria» (60)
Vacante la sede, estuvo sin ocupar, y a cargo del prelado de La Habana y el P. Eduardo Lara, hasta abril de 1907.