San Diego de los Baños

Diócesis de Pinar del Río. Cuba

   
 
Pueblo fundamentalmente turístico. Cuenta con un Balneario de Aguas Termales y varios hoteles. No tiene industrias, y la agricultura se dedica fundamentalmente al tabaco y los cultivos varios.
Está situado a la margen este de río San Diego, en la falda de la Sierra del Rosario, de microclima húmedo y fresco.El primer asentamiento poblacional data de 1794. La parroquia fue creada en 1858 con San Diego de Alcalá como patrono. Su población actual es de 5000.
 
 
San Diego de los Baños

Parroquia

Patrono: San Diego de Alcalá
Actual Cura Párroco: Atendida por la comunidad de Padres Oblatos de María Inmaculada. Administrador Parroquial: P. José Ernesto Jesús Méndez Torres.
Dirección:Calle 29 #3601. San Diego de los Baños. Pinar del Río.
Email:poblatos@obipinar.co.cu
Teléfono: -

San Diego de los Baños tiene como patrono a San Diego de Alcalá. Los periódicos de la época informaban de la "celebración en 1773 de la Misa en la nueva ermita de S. Diego de Los Baños". Signo de que ya existía otra precedentemente. De todas formas, desde comienzo del siglo XVIII hasta mitad del siglo XIX en San Diego celebraron la Misa sacerdotes veraneantes en la temporada de los baños terapéuticos, en un bohío de guano primero y en una pequeña ermita situada en la finca del Álamo después. Dicha ermita era dependiente de la parroquial de San Cristóbal.
En 1851 fue construida una ermita más amplia en la orilla izquierda del Río San Diego mirando hacia el norte. Mientras tanto iba madurando la idea y la voluntad de declarar San Diego parroquia y planear la construcción de una verdadera iglesia parroquial. En 1854 los vecinos más notables del partido y el párroco de Los Palacios presentaron el proyecto.
A finales de 1855 empezó la obra que llegó a su conclusión en marzo de 1858 cuando San Diego fue erigida parroquia por el Obispo Fleix y Solans. Un relieve en la fachada de la iglesia, que lleva la fecha 1928, recuerda cómo en aquella época efectuó importantes reparaciones a este templo el P. Julio Morejón. Otros importantes arreglos fueron costeados por el P. Espinoli en los años 50, el Obispo Siro González en 1985, el P. José Boktenk en 1995, y la última reparación radical hecha en 1999.