Decreto de Erección
de la Diócesis de Pinar del Río

   
 


Nos Plácido Luis Chapelle, por la gracia de Dios y de la Sede Apostólica, Arzobispo de Nueva Orleans y Delegado Apostólico Extraordinario en las Islas de Cuba y Puerto Rico, por el presente Decreto hacemos a todos público:
Que N. Smo. Padre el Papa León XIII, por Letras Apostólicas, dadas a 20 de febrero de 1903 en forma de Breve, que comienzan "Actum praeclare" y las cuales ya, en virtud de nuestra especial delegación Apostólica, canónicamente publicamos y promulgamos, Nos concedió también, por especial delegación Apostólica, la facultad de poner en ejecución lo mandado en las predichas Letras Apostólicas por lo cual, y haciendo uso de esta nuestra especial delegación, decretamos y estatuimos lo siguiente:
Por el presente decreto declaramos, ordenamos y confirmamos que, separada por completo de la de San Cristóbal de La Habana, queda canónicamente erigida y legítimamente establecida la nueva Diócesis de Pinar del Río.
Esta Diócesis quedará constituida con arreglo al plan siguiente:
Comprenderá el mismo territorio de que consta en la actualidad la Provincia civil del mismo nombre, juntamente con la Isla de Pinos.
Confines: Al Norte, el Golfo de Méjico; al Este, la Provincia de la Habana; al Sur, el mar de las Antillas; al Oeste, el Estrecho de Yucatán.
Demarcación: Desde el Cabo de San Antonio trácese una línea por el Norte con dirección al Oriente siguiendo la orilla del mar, hasta llegar al término oriental de la parroquia denominada Mariel; de ahí, doblando hacia el Sur por los términos orientales de las parroquias de Guanajay y Mangas de Guanacage, bájese a la costa Sur por la desembocadura del río Guanímar, y rodeando la Isla de Pinos por su parte oriental, austral y occidental, vuélvase por el Oeste hacia el Norte al cabo de San Antonio.
Extensión superficial: 7.435 km.-Siete mil cuatrocientos treinta y cinco kilómetro cuadrados.
Habitantes: 173.064
Parroquias: Pinar del Río-Guanajay-Baja-Consolación del Sur-Guane-Mantua-Los Palacios-San Juan y Martínez-Las Pozas-Las Mangas-San Cristóbal-San Cayetano ó Viñales-Sábalo-La Palma-Alonso Rojas- San Luis- San Diego de los Baños- Las Martinas-Bahía Honda-Artemisa-Candelaria-Cayajabos-Cabañas-Quiebra Hacha-Puerta de la Güira-San Diego de Núñez-Mariel-Caimito e Isla de Pinos.
En suma: Parroquias veintinueve.
Clero secular: Párrocos, diez y seis.
Sacerdotes, dos.
Hay además en la ciudad de Pinar del Río un Colegio de niñas, dirigido por seis religiosas españolas de las llamadas "Hermanas de la Caridad del Sagrado Corazón de Jesús".
Así mismo hay cuatro oratorios públicos.
Designamos a la ciudad de Pinar del Río, capital de la provincia del mismo nombre, como la cabeza y sede de la nueva Diócesis.
En cuanto a la Iglesia Parroquial de dicha ciudad, cuyo titular o Patrono principal es San Rosendo, Obispo y Confesor, la que Nos mismo hemos visitado el día 25 de marzo próximo pasado, la designamos, erigimos y constituimos en Iglesia Catedral de esa nueva Diócesis.
La Catedral tiene tres naves. Su longitud es de 40.50 m. y su anchura de 18.20 m. Tiene seis altares: el mayor, de San Rosendo; siguen los del Sagrado Corazón de Jesús, del Santísimo Cristo de la Salud, del Ssmo. Rosario, de Ntra. Sra. del Carmen y de Ntra. Sra. de los Dolores.
La fachada del edificio la adornan dos torres de 22m. de altura.
La extensión superficial de la Catedral con los terrenos que le son adyacentes es de 54 m. de anchura por 88 m. de longitud = 4.752 metros cuadrados.
Confines de la Iglesia Catedral: por el Norte, la calle Maceo; por el Oriente, una casa particular; por el Sur, la calle Virtudes; y al Poniente la de Vélez Cabiedes.
Decretamos además, según las prescripciones del Sumo Pontífice, que se establezca un Seminario en esta Diócesis, según los SS. Cánones; no obstante dejamos su erección para cuando Pinar del Río tenga Prelado suyo propio.
Por lo que toca al sostenimiento del Prelado y de la Diócesis decretamos que, además del Jus Cathedraticum que, en virtud de las referidas Letras Apostólicas, debe restituirse a su pleno vigor, se introduzca todo lo que se crea oportuno según el tiempo y las circunstancias.
Mandamos, por fin, que todas y cada una de las parroquias, de que arriba se ha hecho mención, sean separadas desde ahora de la Diócesis de La Habana y pertenezcan a la nueva Diócesis de Pinar del Río; y que sus pastores o ministros, exentos de la jurisdicción y obediencia del Obispo de La Habana, queden del todo sujetos al Obispo que la Santa Sede nombrase para Pinar del Río. Y en tanto que sea designado el nuevo Prelado para esta Sede, más aún, hasta que, recibidas las Letras Apostólicas, tomare legítima posesión de su Diócesis, el Illmo. y Rdmo. Arzobispo de Santiago de Cuba hará las veces de Administrador Apostólico en aquella Diócesis.
En fé de lo cual sellamos este decreto con el sello de esta Delegación Apostólica y lo refrendamos con la rúbrica de nuestro Secretario.
Dado en La Habana el 5 de abril de 1903.

P. L. CHAPELLE,
Arzobispo de Nueva Orleans,
Delegado Apostólico Extraordinario.
Por mandato del Ilmo. y Rdmo. Sr.
Delegado Apostólico Extraordinario.

Fr. Tomás Lorente, O.P. Secretario.