X Asamblea Diócesana de Pastoral

Fecha: 12 y 13 de julio de 1986
Prioridad Pastoral :Profundizar en la dimensión misionera de la Iglesia Diocesana
Lema: “Aquí estoy, Señor, envíame” (Is 6,8)

   
 

La X Asamblea del Consejo Pastoral Diocesano de Pinar del Río, se celebró en la Casa de las Hijas de la Caridad los días 12 y 13 de julio de 1986. Diez años complejos y fructíferos han ido preparando el camino del Señor en esta porción del Pueblo de Dios, a través de los diversos empeños pastorales que con seriedad y entusiasmo han ido marcando los hitos anuales del ansia, tan antigua y tan actual, de abrir siempre nuevos caminos de evangelización en medio de nuestro pueblo pinareño.
Este año una nueva y renovadora luz vino a iluminar nuestros trabajos: el espíritu y la letra del ENCUENTRO NACIONAL ECLESIAL CUBANO, ese nuevo Pentecostés de la Iglesia en Cuba, que ahora con esperanza firme deseamos poner en práctica en cada una de nuestras comunidades cristianas.

UN PEQUEÑO ENEC DIOCESANO

A las 8.30 de la mañana del sábado 12 de julio comenzamos nuestras labores con la celebración de la Misa del Espíritu Santo, invocando del "Señor y Dador de Vida" los ímpetus de conversión, renovación y celo apostólico que puso en el corazón de la primitiva Iglesia reunida en torno a María, la Madre del Señor, a quien hoy también clamamos como Madre de la Iglesia.
Concluida la Santa Misa, la mañana estuvo dedicada a estudiar y reflexionar para hacer nuestros los temas fuertes del ENEC. La gran mayoría de los miembros del Consejo Pastoral, no habían sido delegados al evento, por lo que todos sentimos la necesidad de hacer nuestro "pequeño ENEC" diocesano, para que su espíritu lo compartiéramos con todos.
Y así, el P. Antonio Rodríguez nos presentó la Ponencia: Situación histórica de la Iglesia en Cuba después del ENEC y la necesidad de dar un giro de una Pastoral misionera. En esta Memoria se adjuntan las valiosas reflexiones expuestas por el P. Tony, para que sirvan de material de estudio a todos los miembros de nuestras comunidades.
Una vez terminada la exposición de esta primera ponencia, los miembros del Consejo nos dividimos por equipos para responder a una pregunta que nos ayudaría a profundizar en el tema.
Tomamos un breve receso y a continuación el Ing. Dagoberto Valdés Hernández nos presentó la Ponencia: Fe-Sociedad y Fe-Cultura, temas que el Cardenal Pironio, enviado del Santo Padre en el ENEC, definió como "el centro, la médula y lo más novedoso de nuestra Reflexión Eclesial". El contenido y los gráficos que ilustraron este programático y sugerente tema se transcriben también en esta Memoria para su estudio detenido y profundo en cada una de nuestras comunidades.
Una animada y a veces abrumadora discusión en los equipos sirvió para comenzar a profundizar poco a poco en este vasto campo de diálogo y evangelización. Tal fue la riqueza del intercambio en ambos trabajos de equipo, que los mismos miembros del Consejo pidieron a los organizadores variar el horario para retardar el almuerzo y tener una breve pero caliente plenaria, donde comprendimos la profundidad y alcance futuro del espíritu del ENEC y todo lo que nos falta aún para hacerlo vida.

UNA NUEVA LUZ PARA LAS COMISIONES DIOCESANAS

Después de un sabroso almuerzo criollo, la Hna. Bernardeta Collazo, mic. inspiró el trabajo de las Comisiones Diocesanas con la Ponencia sobre la proyección del trabajo de dichas comisiones, hacia la evangelización de los diversos ambientes. Este enfoque constituye un verdadero giro, una conversión de personas y estilos de trabajo que aún está en camino. La esclarecedora intervención sazonó el ambiente y comenzó a abrir brechas.
Toda la tarde las Comisiones Diocesanas de Catequesis, Ministros de la Palabra, Jóvenes, Matrimonios, Vocaciones y ASO revisaron sus trabajos, perfilaron sus planes para este año pastoral a la luz de los acuerdos del ENEC, en un intento de proyectar su trabajo no sólo a los grupos eclesiales tradicionales sino también a los ambientes donde esos grupos conviven en el seno de nuestra sociedad. Trabajo difícil, entusiastamente y audaz al que apenas nacemos.

POR UNA PASTORAL DE CONJUNTO

A las cinco de la tarde aspirábamos a realizar una reunión con los siete responsables de las Comisiones Diocesanas, incluida la de Pastoral bajo la presidencia del Sr. Obispo, para tratar de encontrar puntos comunes, líneas convergentes entre los planes que las comisiones diocesanas habían delineado en la tarde para con esas líneas coincidentes ir conformando un esbozo de plan diocesano para someterlo después al trabajo de toda la Asamblea, con el propósito de ir experimentando un trabajo en conjunto de las Comisiones Diocesanas y la confección de un Plan Diocesano venido en cierta forma de las necesidades de los diversos sectores y ambientes. En fin, este trabajo de búsqueda de lo común y síntesis fue realizado por el P. Iván Bergeron y la Hna. Bernardeta Collazo, quienes prestaron el servicio de presentar un resumen donde se reflejaban las líneas coincidentes del trabajo por Comisiones.

LARGO BREGAR PARA BUSCAR EL RUMBO COMÚN

La oración de Vísperas culminó el esfuerzo al caer la tarde y dio nuevos bríos para la noche que ya se avecinaba trabajosa.
En efecto, después de comer, a las 8:30 de la noche, emprendimos por un camino largo donde cada Comisión presentó su propio plan para el año, con lujo de detalles y ayudados de grandes carteles. La sucesión de proyectos, medios y tareas de cada sector abrió tanto el horizonte de trabajo que casi nos abruma. El resumen hecho en la tarde llegó al final de la noche cuando anhelábamos ya ir a descansar y con ese desasosiego nos pusimos todos en las manos de la Madre amorosa de la Caridad, invocando con el canto de la Salve a la que con su Estrella debía marcar el rumbo de nuestra Evangelización.

LA CRISIS. CAMINO DE LA MADURACIÓN

El domingo, día del Señor, nos saludó con la claridad de la oración en común, prenda de la luz que surgiría más adelante.
Pero al comenzar el debate en plenaria para perfilar, al fin, nuestro Plan Pastoral que después quedaría en manos del Sr. Obispo para su puesta en práctica, se presentó la crisis propia de toda gestación, propia del cambio de mentalidad y actitudes que nos pide el Señor a través de su Espíritu derramado en el ENEC. Nacer de nuevo no es fácil. Abrir caminos nuevos cuesta. Cuando cada uno piensa y madura, el trabajo de conjunto es don y conquista. Y por eso, al filo del receso de media mañana, los organizadores con el Obispo se reunieron para reorganizar la dinámica de la Asamblea y dar cabida a las expectativas creadas por el arduo trabajo del día anterior.
La reflexión había dado su fruto inmediato: la conciencia de los amplios horizontes y de la pequeñez y la pobreza de la barca y del pescador... y la pregunta resonaba en lo interior: ¿Y ahora qué?... y brotó en la Asamblea el deseo de concretar cierto desconcierto... cierto desasosiego... qué nos pasa? Un miembro del Consejo, campesino de las vegas de tabaco de San Juan hizo una proposición: Paremos y acudamos al Espíritu Santo... Y así fue: "A Dios rogando y con el mazo dando".
Se reunió la Comisión de Pastoral con el Obispo, se acogió el deseo de cambiar el horario por segunda vez y abrir al debate de nuevo la concreción de varias variantes para nuestro Plan Pastoral. El resto de la mañana hasta casi el mediodía sirvió para madurar y salir airosos de la crisis: camino difícil de la renovación en profundidad y de la seriedad con que cristianos adultos quieren ser auténticos y darlo todo porque avance el Reino.
Se vio claro, el Sr. Obispo en un receso nos lo decía: "ahora sí está bueno esto". El debate entre un estilo de trabajo y una pastoral tradicional y el cambio de mentalidad y actitudes que nos conduzca a una pastoral más misionera, más encarnada, más participativa y corresponsable hará saltar las escamas de nuestros ojos, nos hará romper la corteza para un nuevo crecimiento. Este proceso de conversión es camino largo a la sombra de la Cruz.

UN ESBOZO DE PLAN PASTORAL

Una explicación dada por el P. Antonio Rodríguez sobre lo que debe entenderse como Prioridad Pastoral, concepto que debe abarcar y motivar a todos los sectores del pueblo de Dios y su distinción de la posibilidad de priorizar un grupo determinado dejó esclarecido que para escoger una Prioridad Pastoral para nuestra Diócesis, debíamos poner nuestros ojos no en un sector determinado, sino en una actitud o enfoque o línea de trabajo global que inspirará a todos los miembros de nuestras comunidades.
Así se propuso votar sobre las opciones del ENEC, que constituyen más bien las líneas de trabajo para el futuro de nuestra Iglesia cubana. Se presentaron a elección de los miembros del Consejo, previa oración, los objetivos:
- Trabajar por una Iglesia diocesana más misionera
- Trabajar por una Iglesia diocesana más encarnada
- Trabajar por una Iglesia diocesana más participativa y corresponsable
- Trabajar por un plan de formación cristiana para nuestras comunidades.
En la capilla se recogieron los miembros del Consejo y en profunda oración expresaron por escrito su voto por una de estas líneas, sabiendo que no será nunca excluyente de las demás que también forman parte del SER de la Iglesia. Se trata de poner el énfasis durante este año en una de ellas.
El resultado de la votación se refleja también en esta Memoria, dando como Prioridad Pastoral la de profundizar en la dimensión misionera de nuestra Iglesia diocesana, a la luz del nuevo espíritu del ENEC: El plan para lograr este objetivo, se fue enriqueciendo con los aportes de la Asamblea, aunque no quedó totalmente perfilado hasta una reunión posterior del Equipo Diocesano de Pastoral con el Sr. Obispo. El plan aprobado se adjunta también en esta Memoria.

LOS CONSEJOS PARROQUIALES: LUGAR DE PARTICIPACIÓN Y CORRESPONSABILIDAD

Mientras se computaban los votos, el P. Carlos Portela y el Ing. Justo Luis Rodríguez expusieron sobre el tema: Los Consejos Parroquiales y de Comunidad, como lugares donde ejercer la participación y la corresponsabilidad que el Señor nos pide a todos los miembros del Pueblo de Dios: sacerdotes, religiosas y laicos.
No se trataba tanto de buscar los derechos y deberes de cada cual mirándonos unos frente a los otros, aunque fuera fraternalmente, sino que se trata de buscar entre todos la mejor manera de servir al mundo, de servir a la comunidad cristiana. Se trata sobre todo de mirar juntos hacia los demás, sólo así, podremos superar la tentación de mirarnos unos a otros y buscar seguridad- en una dinámica de derechos y deberes en el seno de un equipo que no busca tanto su perfecto funcionamiento interior sino más bien su mejor servicio a la comunidad y al mundo donde vive. No sea que de tanto mirarnos a nosotros mismos y buscar nuestros lugares, en el seno de la comunidad, nos olvidemos de mirar las necesidades de los demás y perdamos nuestro lugar en el mundo.
Para avanzar en esta dimensión y para estimular la creación de consejos de comunidad y parroquiales en aquellos lugares donde no exista todavía o renovar su funcionamiento en aquellos donde ya se encuentren, vino muy bien la reflexión que nos brindaron el P. Carlos y Justo Luis, cuyas valiosas consideraciones se adjuntan en esta Memoria para su estudio en cada comunidad y especialmente en los Consejos Parroquiales.

ÚLTIMA ETAPA

Después de almuerzo y con las ansias de las últimas etapas de un arduo camino, el P. Mario Aguilar animó la sesión donde debíamos escoger el lema que resumiría todos nuestros proyectos y serviría de inspiración para este Año Pastoral.
Una lluvia de ideas o mejor dicho, de lemas, todos encarnando la misma preocupación misionera y de servicio, cubrió de un tirón la pizarra y después poco a poco fueron quedando los más expresivos hasta que después del último sondeo quedó en medio de la pizarra una frase sencilla, pero elocuente, como toda la Palabra de Dios:

"AQUÍ ESTOY SEÑOR, ENVÍAME"
(Isaías 6, 8)

Dos actitudes bien fundamentales en la nueva dirección de la Iglesia en Cuba y especialmente en Pinar del Río: la disponibilidad de cada cristiano como respuesta a la vocación a la que el Señor lo llama y el deseo de ser enviado, con la misión de anunciar el Evangelio a todos los hombres. Estaba claro el deseo de los pinareños. Todos sabemos que sin la ofrenda de nuestra vida y la disposición personal de ser enviado, no encontrará el señor como construir entre nosotros una Iglesia Misionera. Alguien, en voz baja, con canas en el pelo y un cariñoso recuerdo en el corazón, lleno de celo apostólico, recordaba que éste precisamente fue el lema de un sacerdote, que el primer día de su vida sacerdotal dijo al Señor: Aquí estoy, envíame. Y tal pareció que el Señor le jugó una mala pasada, pues se quedó durante 62 años en el mismo pueblo. Este fue el lema del P. Cayetano. Pero el Señor sabe lo que hace, no lo envió a otros lugares geográficos, sólo lo envió a penetrar en el corazón de su pueblo, a entrar en sus hogares, a caminar por sus calles y ambientes como amigo y conocido de todos. Fue enviado así, y cumplió fielmente su misión llegando a formar parte de este pueblo, siendo para todos una "institución" inseparable de la memoria de los sencillos. Otros nos preguntamos... No será esta forma de envío la modalidad siempre antigua y siempre nueva de vivir el Evangelio y que hoy nos presenta renovada el ENEC?...
Mientras pensábamos esto, y todavía sin las ideas muy claras, pero con el corazón movido por el Señor, concluíamos la sesión final del X Consejo Diocesano Pastoral, que resumió con clarificadoras palabras el P. Mario en las conclusiones finales.
La celebración de la Eucaristía en la Catedral y la homilía llena de sinceridad y de testimonios personales de un Obispo, que también se pregunta cómo responder a la exigente llamada del Señor que nos envía a sanar los corazones afligidos, a anunciar la Buena Noticia de la Liberación de Jesús, pero que lo hace con un reclamo de conversión personal y renovación comunitaria que muchas veces nos deja perplejos; pero que siempre nos conduce hacia nuevas etapas de crecimiento y maduración. En síntesis podemos decir, que así se puede resumir esta Asamblea anual de nuestro Consejo Pastoral:
Un momento de crecimiento y maduración para todos...para servir mejor a la Iglesia y a la Patria.

    Lista de Asambleas...