Hace 81 años el pueblo cubano hizo un gran regalo a la Virgen de la Caridad

por: Vicente I. Álvarez Morell

Página principal
 


     

Hace ya más de ocho décadas el pueblo cubano vivió la alegría de la coronación de la imagen de la Virgen de la Caridad en la ciudad de Santiago de Cuba, en ese entonces muchas fueron las iniciativas para agasajar a la Madre de los cubanos. Una de ellas fue el regalo de las “Joyas de la Virgen de la Caridad”.
Para llevar a cabo esta iniciativa se hizo un concurso al que se presentaron cinco modelos de la Corona. Los Obispos de Cuba —de común acuerdo— escogieron el diseño del santiaguero don Juan E. Hernández Giró, ex-director de la Academia de Bellas Artes de La Habana.
El juego completo cuenta con la corona de la Virgen y su aureola, la corona del Niño Jesús y la Cruz.
La aureola simboliza el Sol y tiene distribuidas en su circunferencia las doce estrellas, coronada por el anagrama A.M. que simboliza la oración más antigua a la Virgen María, el Ave María.
La corona, por su parte, exhibe en sus ocho lados los escudos de Cuba —al centro el Escudo de la Palma Real, símbolo de la Nación—, además en su base muestra el lema “Ambulavit Mater” que es parte del mensaje original Mater Caritatis in fluctibus maris ambulavit que significa “Madre de la Caridad que caminó sobre las aguas”. Ambas joyas fueron realizadas en oro de 18 quilates y platino, tienen engastados 1450 diamantes, brillantes, rubíes, esmeraldas, perlas, y otras piedras preciosas.
La corona del Niño Jesús —de oro y platino— guarnecida de brillantes y perlas, muestra en su cara frontal la tiara pontificia. Por su parte la Cruz de platino que sostiene la Virgen en su mano derecha, está formada por brillantes y amatistas. En este conjunto se simboliza estéticamente la unidad de fe y devoción del pueblo cubano a su Patrona.
Los Comités de Coronación constituidos en todas las Diócesis de la Isla se encargaron de recoger las joyas con las que se habría de engarzar el juego y hacer las colectas para los gastos.
La obra de orfebrería fue realizada en el taller habanero La Estrella de Italia, casa que ha vinculado su nombre y sus obras a la historia artística de Cuba, y cuyo director, el señor Julio Raíces, fabricó la corona que desde entonces llama la atención por su riqueza y arte; esta fue expuesta durante ocho días en un comercio de La Habana para que todos pudieran apreciarla.
La imagen de la Virgen está ubicada en la parte superior del altar —de mármol de Carrara— del Santuario de El Cobre y actualmente se encuentra protegida dentro de una urna sobre un pedestal móvil que permite su ubicación tanto de cara a la nave principal del templo como a su camarín para celebraciones especiales.
Se conoce que la imagen original de la Virgen ha salido fuera de los predios de este Santuario solamente en cinco ocasiones: en 1936, cuando fue coronada en la Alameda de Michaelsen por el Arzobispo de Santiago de Cuba, Mons. Fray Valentín Zubizarreta y Unamunzaga; en 1952, para la misa por el cincuentenario de la República en la Avenida del Puerto en La Habana; en 1959, para asistir al Congreso Nacional Católico en la Plaza Cívica de La Habana; en enero de 1998, para ser coronada por el papa san Juan Pablo II en la Plaza Antonio Maceo de Santiago de Cuba y en marzo de 2012, para la misa con el papa Benedicto XVI en la Plaza Antonio Maceo de Santiago de Cuba.
En las guerras de independencia las tropas cubanas se encomendaron a esta advocación y después de la libertad, en 1915, un nutrido grupo de veteranos pidió al Papa que declarase a la Virgen de la Caridad del Cobre como Patrona de Cuba, petición que Benedicto XV les concedió en 1916 y fijó su festividad para el 8 de septiembre.
El actual Santuario Nacional, donde se conserva la imagen mariana, se inauguró el 8 de septiembre de 1927 y en 1977 el papa Pablo VI elevó este recinto a la dignidad de Basílica. El 24 de enero de 1998 la Virgen de la Caridad fue coronada como Reina y Patrona de Cuba por san Juan Pablo II. Dos pontífices le han visitado: en 2012 Benedicto XVI oró ante la imagen de la Virgen de la Caridad y en 2015 Francisco celebró allí la Eucaristía.

Arte. Revista Vitral No. 128, Año XXIV, Octubre- Diciembre de 2017

2018-01-08

Otros artículos...