Noticias

Diócesis de Pinar del Río. Cuba

 
 Que el dolor no me sea indiferente
      por: Equipo Diocesano de Cáritas en Pinar del Río    

   ¿Qué ha pasado para muchas personas, para nuestra geografía, para nuestro sistema ecológico tras el paso del huracán Gustav? Muchas más serían las interrogantes que pudiéramos hacernos ante este gran fenómeno meteorológico categoría 4 que le ha cambiado la vida y el sueño a tantas y tantas personas por donde quiera que ha pasado. No sólo en la Isla de l Juventud y Pinar del Río sino de muchas Islas del Caribe.
Antes de que Gustav penetrara en tierras pinareñas el equipo diocesano de Caritas estaba poniendo en acción sus equipos de trabajo parroquiales para la emergencia que se nos avecinaba, el 30 de Agosto ha marcado una nueva etapa de trabajo _ entrega y solidaridad hacia nuestros hermanos y hermanas que lo han perdido todo o casi todos sus vienes materiales. Gracias a Dios no se perdieron vidas humanas ante tanto desastre en las viviendas, árboles, tendidos eléctricos _ telefónicos y demás…
Otras caritas hermanas y amigas se hicieron presentes y pronto comenzaron a llegar diferentes ayudas a nuestra diócesis. Caritas cubana, Las Hijas de la Caridad, La A.I.C., el Arzobispado de La Habana y del Obispado de Holguín.
Caritas se ha hecho presente en las parroquias brindando su ayuda a las personas más necesitadas. Las acciones son innumerables, por ejemplo, Los comedores del Programa de la tercera edad por estos días han incrementado el número de beneficiarios y los días que prestan servicio Nueve días después fuimos otra vez; visitados por otro evento meteorológico, IKE el cual después de recorrer casi toda la Isla penetró en nuestra geografía pinareña muy próximo por donde lo hiciera el destructor Gustav, acentuando los daños ocasionados por este último. A pesar de que el número de personas damnificadas en todo el país ha crecido considerablemente, la ayuda a nuestra diócesis ha continuado manifestándose, inclusive desde aquellas regiones que también fueron abatidas, lo que pone de manifiesto una vez más la solidaridad, la hermandad y la humanidad de las personas.
La gratitud expresada por los damnificados conmueve a los voluntarios que día a día los visitan. Junto a la pequeña ayuda en alimentos, ropas y otros artículos, les llevan su apoyo humano y esperanza cristiana.
Queremos agradecer toda la cooperación que estamos recibiendo de las Caritas hermanas, los Obispados, congregaciones religiosas, parroquias y comunidades de otras diócesis y de la diócesis de Pinar del Río, así como otras personas de buena voluntad que han cooperado con esta noble acción caritativa.
También nuestra gratitud a todos los que en nuestra diócesis están ofreciendo su esfuerzo y entrega con el deseo de hacer como nos enseñó Jesús: “Cada vez que hicieron algo con algunos de estos pequeños lo hicieron conmigo.” (Mt.25,40)
El Padre que nos dio la vida, le devolverá los sueños y las esperanzas a sus hijos e hijas, el verdor y la hermosura a los campos, el valle y la cordillera, se volverán a escuchar el trinar de las aves que alegran las campiñas vuelta bajeras, las familias recuperarán sus hogares, los niños y los ancianos contaran la historia una y otra vez como una terrible pesadilla vivida. A todos los que han vivido y viven tanta destrucción confíen y esperen en el Señor que nunca nos abandonará, porque “todo lo puedo en aquel que me fortalece” (Fil 4,13). Le damos gracias a Dios por permitirnos estar cerca de los que sufren y que el dolor no nos sea indiferente.   

Saturday 01st of November 2008 09:08:04 AM 

 







 Agradecimiento por la solidaridad
      P. Hernán Darío Acevedo    

    San Cristóbal, Septiembre 25 de 2008

Hermanos:
COMUNIDAD PARROQUIAL DE SAN HILARION
Guanajay

La generosidad es el signo más evidente de un corazón que está lleno de la presencia de Dios, hoy nuestra comunidad parroquial de San Cristóbal se ha alegrado de la bondad que nos han demostrado, saben bien que en estos momentos nuestra familia parroquial está pasando momentos de grandes dificultades, pobreza y hambre que seguramente seguirán durante un largo tiempo, pero nos acompaña la confianza de sentir la presencia de Dios en la presencia de ustedes nuestros hermanos en la fe.
Sabemos que todo lo que nos han compartido es fruto del sacrificio y el esfuerzo de muchos años y que se han desprendido de lo que a ustedes mismos les hace falta, tengan la seguridad de que, todo lo que nos han enviado, llegará a los hogares más necesitados.
Dios los bendiga y recompense toda su generosidad. Están siempre en nuestras oraciones.

Atentamente,

Hemár Darío Acevedo.
Párroco   

Saturday 01st of November 2008 09:06:25 AM 

 







 La amistad vivida en el servicio a los más desfavorecidos, puede transformar corazones
      Lázaro Rodríguez    

   Desde hace 16 años los amigos de la Comunidad Sant’ Egidio en Cuba, asociación de la iglesia católica, cuyo corazón es la comunicación del Evangelio y la solidaridad con los pobres vivida como servicio voluntario y gratuito en el espíritu evangélico de una iglesia que es "Iglesia de todos y especialmente de los pobres"(Juan XXIII) realiza el servicio de"La Escuela de la Paz"; servicio que comenzó en 1973 en el barrio de Barracas en Roma y hoy se encuentra en más de setenta países, con el propósito de formar a niñas, niños, adolescentes y jóvenes en actitudes y valores cristianos que le preparen a ser ciudadanos de paz que sepan dialogar y comunicarse en sociedad, respetando las diversas maneras de pensar y siendo solidarios con todos.
Del 17 al 26 de julio del pasado verano los hermanos de la comunidad de Sant’ Egidio que realizan este servicio en Cuba se reunieron en la Casa de Nuestra Señora del Loreto con motivo del 1er Curso de Formación de las Escuelas de la Paz en América Latina: “¡ Ayúdame a Crecer !”, en el cual hubo espacio para la escucha, la reflexión, el compartir criterio y experiencias y para la oración personal y comunitaria, con el objetivo de brindar a estos hermanos una gama de teorías sicológicas y de una pedagogía específica que le permitirá perfeccionar dicho servicio en sus ciudades.
La Escuela de la Paz es una clase de amor para niños que no lo conocen o que han recibido poco, es la luz del Señor en medio de la oscuridad violenta de nuestros barrios, es una primera respuesta a la invitación de Jesús de amar y servir a los pobres, especialmente a los niños pues"....... de los que son como ellos es el Reino de los Cielos ( Mt 19, 14 ); representa una propuesta de amistad, un apoyo contra el abandono escolar y hasta familiar en muchos casos; es dar una nueva visión del mundo a niños que viven en barrios marginados.
Los amigos de la Comunidad de Sant’ Egidio proporcionan mediante la Escuela de la Paz a niñas, niños, adolescentes y jóvenes un ambiente familiar que los sustenta y apoya en su inserción social, ayudando a las familias en su tarea educativa, proponiéndoles un modelo abierto a los demás, solidario con los más necesitados, capaz de superar barreras y discriminaciones.   

Saturday 01st of November 2008 09:04:44 AM 

 







 Zona de desastre
          

   Tras el paso de dos huracanes en menos de diez días la mitad oriental de la provincia de Pinar del Río, es una zona de desastre, no hubo que lamentar pérdidas de vidas humanas, pero según cifras oficiales alrededor del 80 % de las viviendas, que estaban hechas de madera y asbesto-cemento, están dañadas total o parcialmente en la zona afectada. Muchas personas han perdido sus pertenencias junto con sus casas. En el occidente de la provincia, hay inundaciones y también hay personas sin casa, aunque menos.
Pedimos a nuestros lectores sus oraciones y agradecemos los gestos de solidaridad que estamos recibiendo.   

2008-09-10