Noticias

Diócesis de Pinar del Río. Cuba

 
 Celebran jóvenes de la ciudad retiro de Cuaresma.
      Equipo Diocesano de Pastoral Juvenil    

   ¡Qué fácil es darnos cuenta que un día pasa tras otro con prontitud! Sin embargo, se hace superficial tal percepción cuando nos hacemos conscientes del pasar de los días entre necesidades, escaseces y carencias espirituales, por eso el pasado 15 de marzo, en la acogedora casa de las Hnas Mínimas que gentilmente acogieron alrededor de 40 jóvenes para celebrar el Retiro de Cuaresma entre tres de las parroquias de la ciudad: La Caridad, la Sagrada Familia y San Fco. De Asís, donde también se nos unieron jóvenes de las parroquias de la Coloma y Sandino, para hacernos una pregunta compleja y que ya se hace evidente: ¿Cómo estoy viviendo mi ser de bautizado? Y para invitarnos en esta Cuaresma a seguir el ejemplo de María, que supo decir Sí y para que con nuestras manos llenas del fango del pecado limpiemos el rostro de Jesús que nos envía a anunciar el Evangelio.   

2009-03-27 

 







 Encuentro de sacerdotes en Pinar del Río
      P. Saúl Pinzón    

   El pasado martes 17 de marzo nos reunimos varios sacerdotes de la Diócesis para compartir fraternalmente en torno a la Eucaristía y el texto de Juan 3, 14-21, apropiado para este tiempo de Cuaresma, el cual habla del sentido del bautismo cristiano.
Además hablamos sobre nuestras experiencias, preocupaciones, proyectos y esperanzas del trabajo pastoral que realizamos. Estos encuentros se celebran con frecuencia más o menos mensual y a ellos están invitados todos los sacerdotes de la Diócesis, aunque no siempre pueden ir todos, como en esta ocasión.
El martes pasado celebramos los 20 años de presencia del P. José Bocktenk en Cuba, quien nació en Alemania, sirvió como misionero 20 años en Chile, ha servido en tres parroquias de Pinar del Río y es un verdadero ejemplo para todo sacerdote, especialmente los misioneros ¡Gracias Padre por tu testimonio de entrega y servicio al Evangelio!   

2009-03-18 

 







 ENEC permanente *
      Sergio Lázaro Cabarrouy Fernández-Fontecha    

   Es la calificación que uno de los participantes dio a los procesos de planeación pastoral de la Iglesia en Cuba en los últimos años, en la reunión de coordinadores diocesanos de pastoral que se celebró en La Habana los días del 9 al 13 de marzo pasados. Al evaluarse el camino recorrido por la Iglesia en Cuba a partir de la implementación del primer Plan Pastoral. Se evaluó además el primer año del Trienio Preparatorio para la celebración de los 400 años del hallazgo y presencia de la Virgen de la Caridad del Cobre en Cuba.
En la reunión estuvieron presentes además, varios miembros de la Comisión Preparatoria para los 400 años. La misma fue presidida por Mons. Dionisio García, Arzobispo de Santiago de Cuba y por Mons. Juan de Dios Hernández, Obispo Auxiliar de La Habana.
Los procesos evaluados se calificaron por consenso como un “camino desde Cuba” una construcción del futuro desde el presente, aunque no se vean inmediata ni visiblemente los frutos, los cuales son varios y muy significativo. Estos procesos han sido parte del Camino del Espíritu Santo en nuestra Patria.
Los participantes se plantean una auténtica conversión pastoral que incluye el aprendizaje del trabajo en equipo y la corresponsabilidad, que son, además, un aporte importante a la sociedad. Dicha conversión implica también la profundización en los elementos fundamentales de la espiritualidad cristiana, y un cambio en los métodos y el ardor de la misión, así como en las maneras de transmitir el contenido del Evangelio y la experiencia del discipulado de Cristo.
Las estructuras pastorales que se han ido creando en los últimos años han ayudado a la colegialidad de los Obispos y a la Pastoral de Conjunto. Los instrumentos metodológicos que se aplicaron en Cuba para el gran acontecimiento del ENEC van siendo paulatinamente incorporados al servicio cotidiano de las comunidades y las diversas obras de la Iglesia.
La Iglesia, en la medida en que vive la comunión y realiza su misión, se convierte en “referencia para la sociedad civil” como ejemplo de participación, tolerancia, rectitud, o convivencia de estilos y carismas diversos. No porque se autoproponga como sociedad perfecta sino como “humilde fermento” que transforma desde lo pequeño, pero en esencia.
Como elementos negativos se vio la necesidad de aumentar la comunicación y el intercambio crítico en todas las instancias de la Iglesia, falta aplicación del espíritu que se logra en estas reuniones a la realidad concreta de la Iglesia y la sociedad, falta profetismo, responsabilidad, capacidad para motivar, así como presencia en el ambiente rural.
Los desafíos nos superan, las necesidades materiales y espirituales del pueblo son mayores que nuestras capacidades y posibilidades, pero no las de Dios, en Él confiamos para seguir el camino.

* El ENEC fue el Encuentro Nacional Eclesial Cubano. Celebrado en febrero de 1986 después de un proceso de varios años de reflexión en las comunidades cristianas sobre el ser y el quehacer de la Iglesia en Cuba.
  

2009-03-18 

 







 Nacimiento y fiesta de la luz en la Parroquia de Consolación del Sur
      Sergio Lázaro Cabarrouy    

   Se inaugura antes de Navidad y está expuesto hasta el 2 de febrero, Fiesta de la Presentación del Señor y día de la Candelaria, en sintonía con la Iglesia Oriental. El retablo se cubre completamente de papel imitando rocas y estalactitas, que forman una gruta donde hay ángeles, pastores, camellos, y cercano el 2 de febrero, la Virgen, majestuosa y cercana. Un suave torrente de agua cae permanentemente desde 4 metros de altura sobre un lago artificial que cubre todo el presbiterio con peces y plantas, en el centro, la isla de Cuba rodeada por una guirnalda de bombillos blancos parpadeantes, y en ella, Jesús, María y José. Centenares de personas entran a la Iglesia en esos días para ver el gran Nacimiento, ocasión que aprovechan algunos para preguntar, y los celadores, para responder e invitar. Desde hace varios años el Padre Vicente Cabrera y la Comunidad Católica de Consolación regalan a su pueblo esta obra de arte donde se mezclan la creatividad criolla y un profundo sentido contemplativo del Misterio de la Encarnación.
Quien mira el Nacimiento no puede dejar de preguntarse ¿cómo lo hicieron?, es difícil de imaginar que algo así pueda hacerse en las circunstancias actuales, sin embargo la obra está allí, como un monumento a la voluntad de trabajar, la capacidad de hacerlo en equipo, y la tremenda creatividad que caracteriza a los cubanos: un laico de la comunidad presta la madera, que normalmente tiene usos agrícolas, entre varias personas buscan el papel, otros la pintura, otros las piezas y útiles de plomería, la parroquia pone imágenes, y varias personas de la comunidad contribuyen con las suyas, con adornos o con otros elementos, que pueden ir desde un gallo fino disecado hasta un grupo de peces ornamentales. Todos los años es tremendo, pero este 2 de febrero era especialmente llamativo, sencillo y a la vez imponente. Para la misa de la Virgen de la Candelaria, Patrona de Consolación, se preparó un presbiterio en la escalinata, y el altar se colocó delante en una plataforma construida para la ocasión.
La misa comenzó con la representación de la Presentación por cuatro laicos de la comunidad que representaron a María, José, Simeón y Ana, y un bebé que representó al Niño Jesús. En el momento del Ofertorio un coro de niños de la catequesis cantó a la Virgen y a Consolación, y las luces del templo se apagaron para que un grupo de jóvenes entrara con antorchas, de esas que parecen fuegos artificiales, en saludo a la Virgen.
En la homilía el Obispo utilizó como ejemplo la representación teatral del inicio de la misa para decir que los misioneros de hoy tenemos que presentar a Cristo a los demás como hizo Simeón, habló también de la necesidad que las comunidades se consolidaran con un trabajo sistemático, de manera que la gente encontrara en ellas una propuesta distinta, una Palabra que les aliente y les ayude a seguir adelante, en medio de una situación de cansancio por las muchas dificultades que hay para vivir y de hastío de tantas palabras huecas que prometen y no cumplen. Nuestra propuesta debe ayudar a las personas a tomar la vida en sus manos e ir adelante, dijo. Habló también de la necesidad de trabajar serenamente en la Evangelización, que no significa pasividad, sino ardor, pero con perseverancia, haciendo sólo lo posible, pero sin cansancio.
Los cantos de la misa fueron animados por el coro parroquial que constituye una tradición de muchos años en la parroquia, integrado por personas de todas las edades, acompañado por guitarras y piano electrónico que reproduce varios instrumentos.
Vinieron personas de la mayoría de las pequeñas comunidades del campo y los poblados que comprende el territorio parroquial, vino también una guagua con personas de la parroquia de Los Palacios.
Al finalizar la Eucaristía le Padre Vicente agradeció a los participantes su presencia, y a la comunidad por todo el trabajo realizado para preparar la Fiesta, especialmente por la misión y por el Nacimiento, agradeció a Dios por la gracia de la fe y la vida en comunidad, y al Obispo, por venir a confirmar esa fe.
En el camino de regreso me sentía renovado, con fuerzas para continuar la dura cotidianidad, con ganas de seguir anunciando a Cristo, como quien sale de un baño de luz.
Sergio Lázaro Cabarrouy 3 de febrero de 2009.
  

2009-02-04