Noticias

Diócesis de Pinar del Río. Cuba

 
 “Yo soy una persona mayor”
      Texto: Manuel Alejandro García Morales. Fotos: Rafael A Bernal Castellanos    

   Casa de Nuestra Señora de Loreto, Diócesis de Pinar del Río, 13 de octubre de 2017. Con el lema: “Las personas mayores, la familia, la comunidad y las redes de apoyo social” sesionó el 13 de octubre, el 2do Acto Público sobre personas mayores, convocado por el Programa de Personas Mayores de Cáritas Diocesana, donde asistieron voluntarios y beneficiarios de las distintas parroquias de la diócesis, así como una representación de instituciones y organismos sociales de diversa índole, que no solo participaron en condición de invitados sino también como ponentes para hablarnos sobre temas relacionados con esta etapa de la vida.

Las palabras de apertura del acto estuvieron a cargo de Monseñor Jorge Enrique Serpa Pérez, Obispo de la Diócesis de Pinar del Río y Presidente de Cáritas Cuba, y la introducción de los temas a tratar en este evento fue realizada por el Diácono José Vicente Concepción Robaina, Director de Cáritas Diocesana. Entre las personas invitadas se encontraban representantes de la Oficina Nacional de Estadística e Información, Salud Pública, la Cátedra del Adulto Mayor de la Universidad de Pinar del Rio, el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, el INDER, Cultura, entre otros. Ocho fueron los temas debatidos en el encuentro: desde el envejecimiento poblacional en Cuba y concretamente en nuestra provincia, hasta la comunicación con las personas mayores. Un momento de disfrute lo constituyó la presentación de la niña Maidely Angulo que le regaló a los presentes una canción muy a tono con el evento bajo el título de “El viejo Ramón”.

La satisfacción quedó expresada en las palabras de clausura de Monseñor Jorge Enrique Serpa Pérez, al reconocer la labor realizada por todos los presentes a favor de este vulnerable sector de la población, labor demostrada a través de acciones concretas que favorecen la calidad de vida de las personas mayores en Cuba.   

2017-10-18 

 







 La fortuna de bailar y de servir.
      Texto y fotos: Manuel Alejandro García Morales. Comunicador de Cáritas Pinar del Río    

   Parroquia de San Juan Bautista. Diócesis de Pinar del Río, 4 de octubre de 2017./ Hace pocos días encontré en las redes sociales un video que decía: “¿Bailaste alguna vez con tu abuela?” Mostraba a un joven bailando con su anciana abuela, este video me estrujó el alma al recordar las veces que bailé con la mía y no era solo el hecho de bailar, sino de sentir su vida unida a mi vida. Y la pregunta es ¿cuántos bailamos con ellas? Es un hecho; Cuba tiene una población envejecida y Cáritas- Cuba no es ajena a esta realidad por eso tiene dentro de sus prioridades un programa dedicado a la Personas Mayores.

“La vejez es una fortuna para la sociedad porque transmite experiencias y esperanzas, lo que suele figurar en la niñez que es el futuro; o en la juventud, a la que se considera como la esperanza de la humanidad; o en la edad madura, como constructora de la esperanza. Pero la vejez, sobreviviente a crisis y tempestades puede enseñar que siempre hay un posible por descubrir y activar. Y lo puede decir con una contundente seguridad porque así le ha sucedido en la vida en la que siempre hubo un posible. Y la esperanza es eso: la fe en lo posible.” Por esa razón el Programa de Personas Mayores de Cáritas en nuestra Diócesis, celebra el Día Internacional de la Personas Mayores cada año más convencidos de la importancia de esta etapa de la vida.

La celebración de esta ocasión en la parroquia de San Juan y Martínez de la Diócesis de Pinar del Río, fue el motivo de estas palabras. Allí donde existe un numeroso grupo de personas mayores, se celebró, a pesar de la lluvia persistente, este día con mucho júbilo y alegría. Las 9:30am fue la hora señalada para comenzar con la Misa dominical presidida por el P. Vicente Cabrera, párroco de la Iglesia de San Juan Bautista. Asistieron a este festejo Nora Martos, Coordinadora Diocesana del programa rector y el Dr. Joaquín Pérez Labrador, miembro del Equipo de Formación de dicho Programa.

La entrega de toda una vida al servicio de los demás fue reconocida al final de la Eucaristía en la persona de Paula Nirma Morales Rodríguez, quien también hace aproximadamente 10 años funge como responsable de Cáritas parroquial. La emoción de los presentes se evidenció en un aplauso casi interminable como muestra de agradecimiento a quien por años ha sido la Nirma de todos. Para ella sirven las palabras de Simone de Beauvoir “La vida conserva valor mientras se le de valor a la de otros” y eso no es más que a lo que ha dedicado su vida.

Concluida la Eucaristía, se compartió con toda esta experiencia de vida acumulada, primero una pequeña charla impartida por el Dr. Joaquín, quien brindó consejos útiles para vivir una ancianidad segura y saludable, luego un brindis por la ocasión y una merienda, que no pudieron compararse con la risas, los abrazos y hasta algún que otro “pasillito” que hubo por ahí, preparando la pista de baile para bailar con ellas.
  

2017-10-06 

 







 Celebrando la vida. Celebración del Día Internacional de las Personas Mayores.
      Texto y fotos: Manuel Alejandro García Morales. Comunicador de Cáritas Pinar del Río    

   Catedral de San Rosendo, Diócesis de Pinar del Rio, 30 de septiembre de 2017. / La intensa lluvia no fue un pretexto para no asistir a la celebración por el Día Internacional de las Personas Mayores que tuvo lugar en horas de la mañana del pasado 30 de septiembre en la Catedral de San Rosendo, con la participación de alrededor de 100 personas de las cinco parroquias de la ciudad.
La actividad comenzó a las 9:30 am con una Misa presidida por el P. Alejandro Cuervo y concelebrada por el P. José Vicente López y el Diacono Permanente y Director de Cáritas Diocesana José Vicente Concepción. En la actividad se encontraba además Nora Martos, Coordinadora Diocesana del Programa de Personas Mayores; Carmen María Cardoso y el Dr. Joaquín Pérez, miembros ambos del Equipo de Formación del Programa, quienes terminada la Misa animaron el encuentro donde asistentes de las distintas parroquias presentaron actos culturales que llenaron de alegría el momento. Se realizó además una expo-feria con las manualidades realizadas por las Hermanas Mínimas y los beneficiarios de sus servicios.
Un momento emocionante constituyó el reconocimiento a algunos voluntarios de este programa que por años se han dedicado de forma desinteresada y generosa a esta hermosa labor con las personas mayores, especialmente al servicio de comedor que tantos beneficios y amor entregan a estas personas. Con un compartir y al ritmo de “La guantanamera” tema insigne de nuestra cubanía, culminó el agasajo a estos “jóvenes de antes” que agradecieron este reencuentro como ya acostumbran cada año.
  

2017-10-06 

 







 No solo el pan
      Texto y Fotos: Manuel Alejandro García Morales    

   Casa de las Hermanas Mínimas de María Inmaculada. Diócesis de Pinar del Rio, 15 de septiembre de 2017. En este lugar radica un servicio de comedor con el nombre “A la mesa con Jesús” que se ofrece tres veces a la semana para un total de 15 beneficiarios y que ha brindado sus servicios por más de 25 años. Pero en esta ocasión no dedicaremos nuestras palabras al servicio de comedor sino al trabajo de acompañamiento que realizan estas hermanas.
Las hermanas Martha Arredondo y Norma Isabel Muñoz salen al encuentro de las personas beneficiadas que no solo llegan al lugar a recibir su almuerzo sino que lo hacen desde horas más tempranas para compartir disimiles actividades. Las manualidades reciben el mayor peso que fungen como terapia ocupacional e incentivo para participar en los concursos convocados por el programa de personas mayores donde en más de una ocasión han sido premiados por sus trabajos, los cuales luego se comercializan en verbenas y rifas con el objetivo de recaudar fondos para el propio comedor, además de la oración que nunca falta y el conversar de temas diversos que van desde la salud hasta problemas y noticias de la actualidad.

La creatividad es algo que caracteriza a estas laboriosas religiosas y no falta nunca para ellas un motivo de reunión y celebración. El día de nuestra visita constituía para ellas una fecha especial, celebraban “El grito de Dolores” fecha histórica de la nación mexicana que las vio nacer, entre rancheras, gritos de alegría y la algarabía propia de la celebración contagiaba a todos los presentes haciéndoles vivir un momento grato e inolvidable.
  

2017-09-27 

 
Algunos miembros del comedor y la Hermana Martha, su responsable