Lee e interpreta la Palabra

por: Pedrojosé Ynaraja

EUCARISTÍA ALIMENTO ESPIRITUAL

1. Que dice el texto:
Marcos 14,12-16.22-26

"El primer día de la fiesta de los panes sin levadura, cuando se sacrificaba el cordero pascual, sus discípulos le preguntaron: "¿Dónde quieres que vayamos a preparar la cena de la pascua?". Mandó entonces a dos de sus discípulos y les dijo: "Id a la ciudad, y os encontraréis con un hombre que lleva un cántaro de agua; seguidlo y, donde entre, decid al dueño: El maestro dice: ¿Dónde está mi sala, en la que voy a comer con mis discípulos la cena de la pascua? Él os mostrará una sala en el piso de arriba, grande, alfombrada y dispuesta. Preparadla allí". Los discípulos fueron, llegaron a la ciudad y encontraron todo como les había dicho; y prepararon la cena de la pascua."
"Durante la cena Jesús tomó pan, lo bendijo, lo partió y se lo dio, diciendo: "Tomad, esto es mi cuerpo". Después tomó un cáliz, dio gracias, se lo pasó a ellos y bebieron de él todos. Y les dijo: "Ésta es mi sangre, la sangre de la alianza, que será derramada por todos. Os aseguro que ya no beberé más de este fruto de la vid hasta el día en que beba un vino nuevo en el reino de Dios". Después de haber cantado los himnos, salieron hacia el monte de los Olivos."

2. Qué me dice el texto:
1.- No hay que olvidar que el Señor, en su última cena, lo que dijo al instituir la Eucaristía fue: tomad y comed. O tomad y bebed. Ambas cosas dentro de una liturgia probablemente propia de celebración pascual, o Seder de Pesaj. (Lo advierto para que nadie piense que se limitara a decir: mirad esto y miradlo bien, que en precioso estuche se guardará y exhibirá). La Eucaristía es fundamentalmente un alimento espiritual. Permitidme ahora, mis queridos jóvenes lectores, que os repita lo que uno de estos días les decía a unos chiquillos que pronto empezarán a comulgar. (Lo de primera comunión no me gusta, suena a lo que tantas veces acontece: primera y última, obsequios y convites a mansalva con motivo de la correspondiente fiesta).

2.- Ante la lógica reflexión de que una cosa tan pequeña como es la Eucaristía de pan, difícilmente, al modo de ver de los niños, puede ser tan importante como se les dice, les enseñaba yo unos medicamentos. Uno de ellos eran unas pastillitas de cuatro milímetros de diámetro y uno de espesor. Miniaturas, pues. Les decía que una persona podía en un determinado momento, sufrir temblores, miedos o angustias y que tragando algo tan pequeño, diminuto respecto a su tamaño corporal (pensemos en lo que representan 4 milímetros respecto a 1,60 metros de estatura), al cabo de poco, sentiría calmada su molesta ansiedad. A simple vista era incomprensible que tan poca materia, produjera tal paz. La madre de uno de ellos, médico de profesión, con la vista, corroboraba lo que yo decía. Les enseñaba también otra tableta y les decía que una persona, sufriendo un ataque cardíaco que le podía suponer la muerte, depositándola bajo su lengua, seguramente, en pocos minutos recobraría la regulación y fortaleza del ritmo de su corazón.

3.- No debemos juzgar las cosas por su tamaño o por la propaganda que ofrezcan los medios. Lo entendieron, ellos y sus padres que también escuchaban. Y lo entenderéis sin duda también vosotros, mis queridos jóvenes lectores. Muy acertadamente, tal es mi parecer, se ha incluido en el rezo del rosario de los jueves, la institución de la Eucaristía. Aprovecho la ocasión para comentaros, mis queridos jóvenes lectores, que atribuyo mi salud y vida espiritual, a veces vacilante, otras desganado o perezoso, pero nunca olvidada y siempre vivita y coleando, a que diariamente comulgo. En mi caso, es en la celebración de la misa, con frecuencia en la soledad de mi iglesita.

4.- El prodigioso “invento” fue cosa que antecedió poco rato antes de marchar a Getsemaní y sufrir grave angustia, perdiendo de inmediato la libertad. Ahora bien, el Jueves Santo, su “decorado espiritual” está teñido de la Pasión de Cristo, que ese día se inicia. Convenía, pues, dedicar una jornada a la Eucaristía como genial iniciativa, alimento espiritual. A esto obedece la solemnidad del Corpus Christi.

5.- Ahora bien, no hay que olvidar que en la Biblia también se dice que “quien coma el pan o beba la copa del Señor indignamente, será reo del Cuerpo y de la Sangre del Señor. Examínese, pues, cada cual, y coma así el pan y beba de la copa. Pues quien come y bebe sin discernir el Cuerpo, come y bebe su propio castigo” (1Co 11,27). Consecuentemente con ello, la Iglesia se hizo consciente de que, además de alimento espiritual, que en determinadas circunstancias no es apto recibirlo, la Eucaristía era presencia, que merecía respeto y adoración, aun para aquellos que sus anómalas situaciones, le impidiesen comulgar.

6.- Y lo que había sido una simple “caja fuerte” donde se guardaba para atender a “enfermos y prisioneros” se convirtió en Sagrario, cerca del cual nos podemos situar a orar. Me gusta al entrar en casa, asomarme a la iglesita, hacer genuflexión, signo de adoración, besar el sagrario, señal de amor y, recientemente, he incorporado el tocarlo con mi frente, solicitando del Señor que me ayude, proteja e inspire durante el día. Os he explicado esta mi experiencia, aunque estoy convencido de que no podrá ser la vuestra. Un sagrario a escasos metros del pasillo de mi casa, difícilmente podréis disponerlo vosotros. Pero algo habréis aprendido, estoy seguro. Y le agradezco al Maestro que yo os lo haya podido contar.

7.- Me acuerdo que cuando estudiaba bachillerato, la celebración de la misa solo estaba permitida durante la mañana. Era costumbre de muchos de nosotros, al salir de clase, antes de ir a pasear con amigos o amigas por la Plaza Mayor, pasar por una iglesia, en aquel tiempo estaban siempre abiertas, entrar un momento, rezar un poquitín y salir alegremente a disfrutar de la amistad. A mi padre, que por su profesión le era imposible asistir a misa diariamente, le había visto muchas veces entrar en una iglesia, arrodillarse ante un crucifijo y, brazos en cruz, rezar devotamente una oración, sin dejar, antes de salir de acercarse al sagrario y rendir el tributo de adoración que supone la genuflexión.

8.- De las procesiones propias de este día no os hablo. Merecen respeto, pero me temo que se haya introducido mucho adorno. Por nuestros pagos “mucho ruido y pocas nueces”, como se dice vulgarmente. Y excluyo el proceder del Papa que da ejemplo de devoción, participando en la que se inicia en su catedral, bendice y predica con acierto. Lo apropiado, vuelvo a repetiros, es comulgar. Un substituto, un buen suplente, es lo que me he detenido a explicaros.

9- Mi admirado Guy de Larigaudie, cuando quiere dar razón de cómo en sus desplazamientos, en sus encuentros con el mundo de la cinematografía famosa de su época, la despampanante Joan Harlow incluida, los potentados de EEUU y de los ambientes animistas de África por donde se movía experimentando la aventura de su vida, dice que si fue capaz de conservar siempre la Gracia, fue porque cada mañana asistía a la misa de un misionero y la comunión le daba fuerzas.

10.- Recuerdo también unos chicos de la China continental, de la Iglesia clandestina, que nos decían que se levantaban a las 4.30h para ir en bicicleta a misa diaria, en invierno a 20º bajo cero. Lo hacían porque a aquella hora la policía dormía y no los ficharía. Ellos también en tales adversas circunstancias, conservaban la Fe y la Gracia.

3. A qué me compromete el texto
No tengo tiempo de comentaros las lecturas litúrgicas de este domingo, pero estoy seguro de que lo que os he contado concuerda con ellas.