Lee e interpreta la Palabra

por: Pedrojosé Ynaraja

EMPRENDEDORES

1. Que dice el texto:
Juan 12,20-33

"Entre los que habían ido a Jerusalén para dar culto a Dios en la fiesta había algunos griegos. Éstos se acercaron a Felipe, el de Betsaida de Galilea, y le dijeron: "Señor, queremos ver a Jesús" . Felipe se lo fue a decir a Andrés; Andrés y Felipe se lo dijeron a Jesús. Jesús les respondió: "Ha llegado la hora en que va a ser glorificado el hijo del hombre. Os aseguro que si el grano de trigo que cae en la tierra no muere, queda infecundo; pero si muere, produce mucho fruto. El que ama su vida la perderá; y el que odia su vida en este mundo la conservará para la vida eterna. El que quiera ponerse a mi servicio, que me siga, y donde esté yo allí estará también mi servidor. A quien me sirva, mi Padre lo honrará. Ahora estoy profundamente angustiado. ¿Y qué voy a decir? ¿Pediré al Padre que me libre de esta hora? No, pues para esto precisamente he llegado a esta hora. Padre, glorifica tu nombre" . Entonces dijo una voz del cielo: "Lo he glorificado y lo glorificaré de nuevo"" . La gente que estaba allí y lo oyó, dijeron que había sido un trueno. Oros decían que le había hablado un ángel. Jesús replicó: "Esta voz no ha venido por mí, sino por vosotros. Ahora es cuando va a ser juzgado este mundo; ahora el príncipe de este mundo va a ser echado fuera. Y yo, cuando sea levantado de la tierra, a todos los atraeré hacia mí" . Decía esto indicando de qué muerte iba a morir."

2. Qué me dice el texto:
1.- Las lecturas de este domingo, mis queridos jóvenes lectores, son de tinte dramático. Seguramente escogieron estos textos los que lo hicieron, para preparar nuestro estado anímico ante las celebraciones que se acercan. Observad que he dicho dramático y no trágico. Pero antes de comentaros lo que os anunciaba, quiero que reflexionéis un momento en la actitud y comportamiento de los discípulos mencionados, primero Felipe, de este a Andrés, y los dos juntos dirigiéndose a Jesús.

2.- Sin duda la escena se desarrolla en la gran explanada, el atrio de los gentiles. Si estos lo eran, no les estaba permitido pasar la balaustrada y adentrarse en el Santuario. Ellos, Felipe y Andrés, se sentirían en su casa, los que se les acercan, curiosos e interesados, estaban ansiosos de aprender, de enriquecer sus conocimientos, en aquel lugar que no les estaba dedicado, pero tampoco prohibido. Han oído hablar de este rabino llegado del norte, que suscita curiosidad y controversias y desean encontrarse y hablar con él. No le conocen, pero en su interior desean aprender algo nuevo de este desconocido. ¿Por qué acuden a ellos?. Sin duda alguna eran personas insatisfechas, como tantas de hoy. Anónimos extranjeros, turistas como tantos hoy que quieren algo más que sol y playa y que acuden a residentes que puedan informarles. Se repite en el presente, cuando se acercan foráneos curiosos, que se desplazan por lugares de esta cultura que llaman muchos post cristiana.

3.- Preguntan, se interesan. Felipe no se atreve a complacerles, pero no se los quita de encima diciéndoles que se apañasen y espabilen. Felipe solicita la colaboración de Andrés, se siente responsable y quiere ser consecuente con lo que ha aprendido del Maestro..¿os veis vosotros, mis queridos jóvenes lectores, en situaciones parecidas? ¿tal vez a nadie se le ocurriría solicitaros que les deis noticias y motivos de vuestra Fe?. ¿Cuál sería vuestra respuesta a quienes os preguntan? ¿vuestro proceder es tal que os distinguís de los demás, de tal manera que vuestro modo de ser intriga? ¿os preocupáis de acompañar hacia Cristo a quienes os lo solicitan explicita o implícitamente?.

4,. El evangelio de Juan recoge una reflexión del Señor. Se siente inquieto, temeroso, no lo puede ocultar, se confía a sus compañeros, dentro de poco les dirá que no los considera siervos sino amigos porque todo lo que ha recibido del Padre se lo ha dado a conocer (Jn 15,14). Para que le entiendan, les pone un ejemplo que les es muy elocuente: lo que le ocurre a un grano de trigo al poco de ser sembrado. Lo han visto muchas veces. La semilla se hincha primero, se abre, parece que va a podrirse. Al poco brota una brizna que crece y más tarde aparece la espiga, que es el triunfo final de la simiente. No pretendáis realizaros, no busquéis salidas brillantes. Dejaos moldear por el Señor, seréis en verdad emprendedores.

5.- Ha caído el Señor en depresión, oculta su pena, reclama ayuda del Padre, que parece se ha ocultado. Pero no está lejos y se manifiesta mediante una voz atronadora, que pocos entienden.

6.- En la Iglesia donde celebro misa los domingos, he dispuesto tres grandes cuadros. El de la izquierda representa al Hijo, Cristo brazos en cruz, vivo, a punto de abrazarnos. El de la derecha es una foto de una juguetona llama, simboliza el Espíritu, y a su alrededor fotografías de cristianos contemporáneos que, cada uno según su originalidad, y con su impulso, han testimoniado su Fe. En el vértice superior una superficie transparente, de idéntico tamaño que las otras, pero si diseño alguno. Solo en el centro, de gran tamaño, la palabra ABBA. No todos entenderían el significado, la catequesis les ha explicado que en hebreo expresa Padre, nunca ausente.

3. A qué me compromete el texto
La Santísima Trinidad debe ocupar nuestro interés los próximos días. Gracias a su impulso, vuelvo a repetiros, seremos emprendedores y algo mejor, artífices del Reino.