Lee e interpreta la Palabra

por: Pedrojosé Ynaraja

PRINCIPIOS Y FIDELIDADES

1. Que dice el texto:
Juan 2,13-25

"Se acercaba la pascua de los judíos. Jesús subió a Jerusalén, y halló en el templo vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y cambistas en sus puestos. Hizo un látigo de cuerdas y los echó a todos del templo, con las ovejas y los bueyes; esparció por el suelo las monedas de los cambistas y volcó las mesas. Y dijo a los vendedores de palomas: "Quitad esto de aquí; no hagáis de la casa de mi Padre un mercado". Sus discípulos se acordaron que está escrito: El celo de tu casa me devora. Entonces los judíos dijeron: "¿Qué señal nos das para obrar así?". Jesús les respondió: "Destruid este templo y en tres días lo levantaré". Los judíos replicaron: "Cuarenta y seis años se tardó en construir este templo, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?". Pero él hablaba del templo de su cuerpo. Por eso, cuando resucitó de entre los muertos, se acordaron sus discípulos de que ya lo había dicho, y creyeron en la Escritura y en la palabra de Jesús. Mientras estaba Jesús en Jerusalén en la fiesta de la pascua, muchos creyeron en él al ver los milagros que hacía; pero Jesús no se fiaba de ellos, pues los conocía a todos. No necesitaba que le informasen de nadie, pues él conocía muy bien el interior del hombre."

2. Qué me dice el texto:
1.- Tengo presentes, mis queridos jóvenes lectores, los espectáculos de inauguración y clausura de los recientes Juegos Olímpicos de Invierno. Procuro siempre observar estos eventos en primer lugar para conocer los criterios estéticos que los rigen, el honor y orgullo del organismo y la nación que los organizan y, cómo no, gozar de las representaciones si son de mi gusto, o de no serlo, desconectar el televisor. Desde esta situación anímica continúo escribiendo.

2.- En la inauguración se anunció y pronunció un juramento. Nunca falta. Ignoro qué valor humano, social o trascendente se le da. Me parece que ínfimo, que es puro teatro. En la clausura se han mencionado los valores olímpicos que han merecido el elogio del Presidente. También se ha referido a la tradicional paz olímpica, que no sé dónde pudo observarla. Contrastaba la prodigiosa tecnología, admirable sin duda, moderna sin par, con estas expresiones de juramento y paz, que uno no las sentía latieran ni en los atletas, ni en los asistentes al acto.

3.- Se ambicionaba medallas personales, se pretendía la satisfacción de estar por encima de otros países. Se envolvía todo en algunas, muy pocas, costumbres griegas. El deporte ya no es juego, sino competición contra el rival, victoria sobre el adversario. Y todo esto ¿para qué? ¿qué trascendencia tendrá?

4.- Cambio de tercio. Imagino ahora la estampa del pueblo hebreo que se desplaza más distancia que si se tratase de una maratón. Israel salió de Egipto, huyó, se escapó del ejército de faraón, vivió al principio desorientado, le decían que el Dios de sus padres lo ordenaba. Aborrecía la experiencia de una vida de esclavitud. Era preciso caminar día y noche. Lo hacía.

5.- En el desierto conoció la libertad, sus ventajas y servidumbres. Allí fue consciente de una cierta identidad. Se sintió pueblo. Le decían que era pueblo de Dios, sin que supiese su significado y consecuencias. Poco a poco fue adquiriendo conciencia ser un país en camino, de esperar tener un porvenir común. Pero en el transcurso de los días le tocaba improvisar. No tenía clara su misión.

6.- El desierto del Sinaí desconcierta, abruma, asombra. Es demasiado grande para la pequeñez del individuo. Os lo digo a vosotros, mis queridos jóvenes lectores, porque me he movido por él en varias ocasiones, durmiendo al raso o en hotel, caminando sin poder comunicarme con nadie, debido a mi ignorancia de las lenguas de los que por allí viven o pasando un buen rato en jaimas de anónimos beduinos, o siendo invitado personal del sheik de Petra y su familia.

7.- El desierto no deja indiferente a nadie. Se intuye allí la Trascendencia. Su lenguaje silencioso es idioma universal. En esta situación Israel necesitaba conocer y aceptar valores que orientasen su vida. Dios no lo abandonó, se valió de Moisés, le llamó a la cima, lo quiso sólo y sometido a la inclemencia de una tempestad tremenda. En la cumbre recibió, cincelados en dos lápidas, los términos que nosotros llamamos Diez Mandamientos y el pueblo judío llama Diez Palabras. En más de un lugar bíblico se nos ofrece el texto, que no se expresa en idénticos vocablos. Los contenidos se expresan en lenguaje propio de la situación en la que se encontraban. Evidentemente, ni yo ni vosotros, mis queridos jóvenes lectores, desearemos el asno de un vecino. El beduino sí. Nosotros estaremos inclinados a poseer un PC, un Tablet o teléfono móvil, de última generación, aquel que hemos observado que tiene un compañero, que no nos es imprescindible, pero que ambicionamos. Pensamos y obramos obsesionados con afán de poseerlo.

8.- Seguramente no deberéis pronunciar un juramento olímpico, ni comprometeros, poniendo a Dios por testigo, ante un juez, o ante otro jerarca. Pero deberemos sentirnos obligados siempre a ser fieles a lo aceptado o prometido, para que ante los demás seamos testigos veraces en quien puedan confiar los demás.

9.- Puede uno abstenerse de matar biológicamente a una persona, pero desprestigiarla y condenarla al ostracismo, sí. Tal vez no seamos ladrones de mano armada, pero sepamos y consigamos con astucia apoderarnos de lo que no nos pertenece. Etc. etc.

10.- Para vivir honradamente precisamos valores. Precisamos tenerlos en nuestra mente aceptados y ordenados. Si nos han llegado de Dios, Él mismo valorará nuestra conducta. Si le somos fieles, estos valores nos conducirán a la Eternidad feliz, que, a fin de cuentas, es lo que interesa. Sin olvidar que la primera enmienda a esta “Carta Magna” del Sinaí, la incluyo como norma de vida el Maestro, al añadirle el Mandamiento Nuevo del Amor.

11.- Nuevo cambio de tercio. Para contemplar, recapacitar, juzgar y aprender del episodio que nos describe el evangelio del presente domingo, es preciso tener en cuenta muchas circunstancias y costumbres que no son las nuestras. Analizarlas con tino es labor demasiado larga para este espacio. El Templo de Jerusalén era lugar privilegiado de encuentro del Pueblo con su Dios. Lo imaginó David, lo proyectó y construyó Salomón y después de destruido, lo reedificó Herodes. La enormidad de su campus nunca debía servir directa o indirectamente para otra cosa que la reunión del fiel con Él. Aprendizaje, alabanza y sacrificios.

12.- El mercado y mercadeo lo había desfigurado. El Maestro quiso purificarlo. Nos puede parecer violento el gesto, debemos observar que cuando Jesús aborda la tarea, no extermina, no lesiona. Mantiene la serenidad y no a todos los comerciantes trata por igual. A los que sólo venden tórtolas o palomas, no los lastima.

3. A qué me compromete el texto
13.- Los observadores perspicaces ya notaron que no era un puro gesto de rebeldía y aprendieron y aceptaron su comportamiento y la integridad y rectitud de sus vivencias. No ocultó significados reservados, el templo de su cuerpo se expresaba en el templo arquitectónico, lo supieron y nosotros no debemos ignorar. Muchos habitantes de Jerusalén de aquel momento supieron vieron la rectitud del Señor y creyeron en Él.