Lee e interpreta la Palabra

por:Héctor Arrúa SVD

No os agobiéis por el mañana

1. Que dice el texto:
Mateo 6, 24- 34

Nadie puede servir a dos patrones: necesariamente odiará a uno y amará al otro, o bien cuidará al primero y despreciará al otro. Ustedes no pueden servir al mismo tiempo a Dios y al dinero.
Por eso yo les digo: No anden preocupados por su vida con problemas de alimentos, ni por su cuerpo con problemas de ropa. ¿No es más importante la vida que el alimento y más valioso el cuerpo que la ropa? Fíjense en las aves del cielo: no siembran, ni cosechan, no guardan alimentos en graneros y sin embargo el Padre del Cielo, el Padre de ustedes, las alimenta. ¿No valen ustedes mucho más que las aves?
¿Quién de ustedes, por más que se preocupe, puede añadir algo a su estatura? Y ¿por qué se preocupan tanto por la ropa? Miren cómo crecen las flores del campo, y no trabajan ni tejen. Pero yo les digo que ni Salomón, con todo su lujo, se pudo vestir como una de ellas. Y si Dios viste así el pasto del campo que hoy brota y mañana se echa al fuego, ¿no hará mucho más por ustedes? ¿Qué poca fe tienen!
No anden preocupados ni digan: ¿tendremos alimentos?, o ¿qué beberemos?, o ¿tendremos ropa para vestirnos? Los que no conocen a Dios se afanan por esas cosas, pero el Padre del Cielo, Padre de ustedes, sabe que necesitan todo eso. Por lo tanto, busquen primero su reino y su justicia, y se les darán también todas las cosas. No se preocupen por el día de mañana, pues el mañana se preocupará por si mismo. A cada día le bastan sus problemas.

2. Qué me dice el texto:
El dinero representa el poder del mundo, san Mateo lo describe como algo totalmente opuesto a la voluntad de Dios, cuyo amor providente jamás descuida a ninguna de sus criaturas, y menos aún de la humanidad.
La llamada del Evangelista, es precisamente a confiar en la misericordia de Dios, como fundamento de su exhortación es la invitación a contemplar la belleza universal: las flores del campo y las aves del cielo, ninguna creación humana, ni siquiera el esplendor de la realeza pueden igualarlo en hermosura, fragancia y armonía.
En una palabra, dirá por qué se van a preocupar ustedes que son la “niña de los ojos” de Dios. ¡Ah, sí! Deben preocuparse por lo que es esencial para la vida en fraternidad y concordia: El Reino de Dios y todo lo bueno y justo que hay en él.

3. A qué me compromete el texto
A propósito de buscar el Reino de Dios y todo lo bueno y justo que hay en él. El miércoles próximo iniciamos la Cuaresma, y ¿Qué mejor regalo de Dios que estos días para buscarlo, encontrarlo y vivirlo? ¡Busquémoslo!