Portada

Adviento: recordando que Dios está con nosotros

Por: Tania Gómez Rodríguez

Tristemente la mayoría de las noticias que recibimos últimamente, tanto nacionales como internacionales, no son muy positiva: amenazas de guerras nucleares, gobernantes que olvidan que el poder es un servicio en función del bien del pueblo, promesas rotas, violencia a distintos niveles, en fin, esa lista que conocemos.

En medio de todo este ambiente negativo llega el 3 de diciembre el Primer Domingo de Adviento, y lo hace recordándonos que “Dios invita a su convite y enjuga las lágrimas de todos  los rostros”
(Is. 25). Nuestra esperanza está en el Señor que llega a cambiar los corazones endurecidos por el odio y la maldad, a levantar al caído por el peso del pecado, a sentir en carne propia los sufrimientos humanos, a recordarnos el valor de las cosas pequeñas, el significado del servicio, el precio del amor.

Adviento no es tiempo sólo para adornar la casa con luces brillantes que le muestren al barrio nuestro alcance económico, es tiempo para adornar nuestra vida con un cambio verdadero que nos permita responder al llamado del profeta Isaías: “Preparen el camino del Señor” (Is. 40).

El evangelista San Marcos deja las cosas bien claras al iniciar este tiempo litúrgico: “Estén en vela porque no saben el día ni la hora en que llegue el dueño de la casa” (Mc. 13).

¿Cómo podemos estar en vela? Practicando las obras de misericordia, cumpliendo los mandamientos y haciendo vida las bienaventuranzas, son parte de la respuesta de Dios para tener una fe activa que permita esperar al Dios hecho Hombre por nosotros.

Si fuéramos conscientes de las grandezas de Dios para nosotros, viviéramos de manera diferente.

Dios desborda nuestros deseos. Él sobrepasa nuestras expectativas: “Abraham pedía un hijo, Dios le prometió una constelación de hijos. El pueblo en el desierto pedía pan y agua, Dios ofrece un maná bajado del cielo y ríos de agua brotando de la roca. David pide una casa duradera, Dios le promete un Reino permanente. Isabel pide un hijo, Dios le regala un profeta precursor.”

Entonces, preparemos nuestro corazón, aprovechemos este tiempo con sincera conversión desde nuestro interior y podremos descubrir las maravillas que Dios nos tiene reservadas.

linea

Intención de Oración del papa Francisco

El Santo Padre exhorta a orar en diciembre "por los ancianos, para que sostenidos por las familias y las comunidades cristianas, colaboren con su sabiduría y experiencia en la transmisión de la fe y la educación de las nuevas generaciones".

Tomado de: (http://www.aciprensa.com/noticia.php?n=58503)

linea

NOVENA DE LA CONFIANZA

Madre amable de mi vida
Auxilio de los cristianos
la gracia que necesito
pongo en tus benditas manos.
Dios te salve, María….

Tú que sabes mis pesares
Pues todos te los confío
Da la paz a los turbados
Y alivio al corazón mío
Dios te salve, María…

Y aunque tu amor no merezco
no recurriré a Ti en vano
pues eres Madre de Dios
y Auxilio de los cristianos.
Dios te salve, María…

Acuérdate, oh Madre Santa,
que jamás se oyó decir
que alguno te haya invocado
sin tu auxilio recibir;
por eso con fe y confianza
humilde y arrepentido
Lleno de amor y esperanza
este favor yo te pido…
(se pide la gracia que se desea)

Oh, María, sin pecado concebida
Ruega por nosotros que recurrimos a ti.
 
(3 veces)

linea

 

 

Noticias:

Visita el presidente de Cáritas España a Cáritas Pinar del Río leer...

Velada cultural por el Día Mundial de Lucha contra el Sida leer...

Encuentro de evaluación de talleres de costura leer...

El pobre en el rostro de Jesús leer...

  Más...


INGENUA FIDELIDAD LA DE SANTA MARÍA-LA INMACULADA leer...

Otras lecturas leer...


Artículos:

El Síndrome de Saúl leer...

Laicismo y laicidad Conflicto en las sociedades modernas leer...

La Noche de las Ideas leer...

La importancia de sumar fuerzas leer...   

Más...