Portada

Celebrando a Dios- Comunidad de Personas

Texto: Tania Gómez Rodríguez

La Solemnidad de la Santísima Trinidad es la fiesta grande de Dios: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Comunidad de Personas cuya divinidad se plenifica en el amor al universo creado.

Entender un misterio suena un poco contradictorio. De entenderlo dejaría de ser misterio, la gracia de la fe dejaría de ser necesaria, la experiencia de confianza y abandono sería algo obsoleto pues al tener todo el conocimiento, no sería necesario dejarse guiar por la fuerza de Dios y acoger su voluntad como propia.

La Santísima Trinidad es un misterio de fe. Y aunque nunca la comprenderemos totalmente en este mundo, utilizamos varias similitudes para llevarnos una idea de lo que realmente es. Así retomamos por ejemplo la imagen de la mano con sus cinco dedos, cada uno diferente pero parte de la misma extremidad; o de una familia que se divide en varios miembros pero unidos por lazos consanguíneos.

Sin embargo, creo que entenderlo o no se vuelve insignificante ante la grandeza de Dios, que es Padre, dándole sentido a esta palabra; Hijo, que muestra el verdadero rostro divino y se entrega por amor; y Espíritu Santo que vivifica, renueva, compromete.

La fiesta de la Santísima Trinidad no es una fecha más en el calendario litúrgico, sino la ocasión para celebrar de manera especial a Dios, comunidad divina, como debemos hacerlo cada momento durante los 365 días del año; recordando que estamos llamados para vivir como hermanos, miembros de una misma Familia Trinitaria: respetándonos y queriéndonos sin imponer posturas, sin engaños, pero poniendo nuestro empeño en que la verdad, la libertad y el amor sean valores siempre presentes entre nosotros.

Cada vez que rezamos el Gloria, alabamos a las Tres Personas Divinas. Te invito a que durante esta semana lo reces en cada ocasión posible, cada vez que lo recuerdes, o mires al Cielo, o simplemente descubras esos detalles ordinarios que se nos presentan y muchas veces no somos capaces de descubrir o disfrutar.

linea

Intención de Oración del papa Francisco

En mayo, Francisco alienta a rezar por “la misión de los laicos”, para que estos fieles “cumplan su misión específica poniendo su creatividad al servicio de los desafíos del mundo actual”.

linea

Hoy se celebra por primera vez la memoria de “María, Madre de la Iglesia”

Este 21 de mayo la Iglesia celebra por primera vez la memoria de la Santísima Virgen María Madre de la Iglesia, cuya fecha fue establecida el lunes siguiente a Pentecostés.

El Vaticano estableció la memoria a través de un Decreto de la Congregación para el Culto Divino firmado el 11 de febrero de 2018.

El documento sostiene que el Papa Francisco “consideró atentamente que la promoción de esta devoción puede incrementar el sentido materno de la Iglesia en los Pastores, en los religiosos y en los fieles, así como la genuina piedad mariana”.

En el decreto, la misma Congregación señala que “esta celebración nos ayudará a recordar que el crecimiento de la vida cristiana, debe fundamentarse en el misterio de la Cruz, en la ofrenda de Cristo en el banquete eucarístico, y en la Virgen oferente, Madre del Redentor y de los redimidos”.

“La gozosa veneración otorgada a la Madre de Dios por la Iglesia en los tiempos actuales, a la luz de la reflexión sobre el misterio de Cristo y su naturaleza propia, no podía olvidar la figura de aquella Mujer, la Virgen María, que es Madre de Cristo y, a la vez, Madre de la Iglesia”, precisa el texto.

En una reciente columna semanal, el Arzobispo de Los Ángeles, Mons. José Gomez, indicó que los primeros cristianos “tenían una conciencia profunda de que la Iglesia era su ‘madre’ espiritual, que los daba a luz en el bautismo, constituyéndolos en hijos de Dios a través de los sacramentos”.

También en el Nuevo Testamento “los apóstoles a menudo se referían a los fieles como a sus hijos espirituales, reflejando así nuevamente su comprensión de que la Iglesia es nuestra madre y nuestra familia”.

“Y en esto, los primeros cristianos entendieron que María era el símbolo perfecto de la maternidad espiritual de la Iglesia”, afirmó Mons. Gomez.

Por ello, señaló que la nueva memoria que los católicos celebrarán el 21 de mayo es “un profético redescubrimiento de una antigua devoción”.

En el siglo XX, el Papa Pablo VI, dirigiéndose a los padres conciliares del Vaticano II, declaró que María Santísima era Madre de la Iglesia.

La memoria “Virgen María, Madre de la Iglesia” recuerda que ella es Madre de todos los hombres y especialmente de los miembros del Cuerpo Místico de Cristo, desde que es Madre de Jesús por la Encarnación.

Así lo confirmó Jesús desde la Cruz, antes de morir, al apóstol San Juan, y el discípulo la acogió como Madre.

La piedad de la Iglesia hacia la Santísima Virgen es un elemento intrínseco del culto cristiano, cumpliendo así la profecía de la Virgen, que dijo: “Me llamarán Bienaventurada todas las generaciones” (Lc 1,48).

(Tomado de: https://www.aciprensa.com)

 

 

Noticias:

XIX Taller Diocesano de Formación para animadores del Programa GDH leer...

“Madres” leer...

Celebraron catequistas de la diócesis la Pascua de Resurrección leer...

Voluntariado de Cáritas; misericordia y vocación leer...

  Más...


ORAR A LA SANTÍSIMA TRINIDAD leer...

Otras lecturas leer...


Artículos:

El ser humano... necesita humanizarse leer...

Los apóstoles y el clásico de Otoño 2017 leer...

Las tasas, las monedas y la unificación siempre postergada leer...

Cuba, los retos del nuevo presidente leer...   

Más...